Mostrando entradas con la etiqueta Carrol Lewis Alicia en el país de las maravillas. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Carrol Lewis Alicia en el país de las maravillas. Mostrar todas las entradas

martes, 14 de octubre de 2014

ALICIA EN EL PAÍS DE LAS MARAVILLAS Lewis Carroll












ALICIA EN EL PAÍS DE LAS MARAVILLAS

Lewis Carroll
Alicia en el País
de las Maravillas



E N LA MADRIGUERA DEL CONEJO
Alicia empezaba ya a cansarse de estar sentada con
su hermana a la orilla del río, sin tener nada que
hacer: había echado un par de ojeadas al libro que su
hermana estaba leyendo, pero no tenía dibujos ni
diálogos. «¿Y de qué sirve un libro sin dibujos ni diá-
logos?», se preguntaba Alicia.
Así pues, estaba pensando (y pensar le costaba
cierto esfuerzo, porque el calor del día la había dejado
soñolienta y atontada) si el placer de tejer una guir-
nalda de margaritas la compensaría del trabajo de le-
vantarse y coger las mar-
garitas, cuando de pronto
saltó cerca de ella un Cone-
jo Blanco de ojos rosados.
No había nada muy ex-
traordinario en esto, ni
tampoco le pareció a Alicia
muy extraño oír que el co-
nejo se decía a sí mismo:
«¡Dios mío! ¡Dios mío! ¡Voy
a llegar tarde!» (Cuando
pensó en ello después, de-
cidió que, desde luego, hu-biera debido sorprenderla mucho, pero en aquel mo-
mento le pareció lo más natural del mundo). Pero
cuando el conejo se sacó un reloj de bolsillo del cha-
leco, lo miró y echó a correr, Alicia se levantó de un
salto, porque comprendió de golpe que ella nunca
había visto un conejo con chaleco, ni con reloj que
sacarse de él, y, ardiendo de curiosidad, se puso a
correr tras el conejo por la pradera, y llegó justo a
tiempo para ver cómo se precipitaba en una madri-
guera que se abría al pie del seto.
Un momento más tarde, Alicia se metía también
en la madriguera, sin pararse a considerar cómo se
las arreglaría después para salir.
Al principio, la madriguera del conejo se extendía
en línea recta como un túnel, y después torció brus-
camente hacia abajo, tan bruscamente que Alicia no
tuvo siquiera tiempo de pensar en detenerse y se en-
contró cayendo por lo que parecía un pozo muy pro-
fundo.
O el pozo era en verdad profundo, o ella caía muy
despacio, porque Alicia, mientras descendía, tuvo
tiempo sobrado para mirar a su alrededor y para
preguntarse qué iba a suceder después. Primero, in-
tentó mirar hacia abajo y ver a dónde iría a parar,
pero estaba todo demasiado oscuro para distinguir
nada. Después miró hacia las paredes del pozo y ob-
servó que estaban cubiertas de armarios y estantes
para libros: aquí y allá vio mapas y cuadros, colgados
de clavos. Cogió, a su paso, un jarro de los estantes.
Llevaba una etiqueta que decía: MERMELADA DE NA-
RANJA, pero vio, con desencanto, que estaba vacío.
No le pareció bien tirarlo al fondo, por miedo a
matar a alguien que anduviera por abajo, y se las
7arregló para dejarlo en otro de los estantes mientras
seguía descendiendo.
«¡Vaya!», pensó Alicia. «¡Después de una caída
como ésta, rodar por las escaleras me parecerá algo
sin importancia! ¡Qué valiente me encontrarán todos!
¡Ni siquiera lloraría, aunque me cayera del tejado!» (Y
era verdad.) Abajo, abajo, abajo. ¿No acabaría nunca
de caer?
—Me gustaría saber cuántas millas he descendido
ya —dijo en voz alta—. Tengo que estar bastante cer-
ca del centro de la tierra. Veamos: creo que está a
cuatro mil millas de profundidad...
Como veis, Alicia había aprendido algunas cosas
de éstas en las clases de la escuela, y aunque no era
un momento muy oportuno para presumir de sus co-
nocimientos, ya que no había nadie allí que pudiera
escucharla, le pareció que repetirlo le servía de repaso.
—Sí, está debe de ser la distancia... pero me pre-
gunto a qué latitud o longitud habré llegado.
Alicia no tenía la menor idea de lo que era la lati-
tud, ni tampoco la longitud, pero le pareció bien de-
cir unas palabras tan bonitas e impresionantes. Ense-
guida volvió a empezar.
—¡A lo mejor caigo a través de toda la tierra! ¡Qué
divertido sería salir donde vive esta gente que anda
cabeza abajo! Los antipáticos, creo... (Ahora Alicia se
alegró de que no hubiera nadie escuchando, porque
esta palabra no le sonaba del todo bien.) Pero enton-
ces tendré que preguntarles el nombre del país. Por
favor, señora, ¿estamos en Nueva Zelanda o en Aus-
tralia?
Y mientras decía estas palabras, ensayó una reve-
rencia. ¡Reverencias mientras caía por el aire! ¿Creéis
que esto es posible?
8—¡Y qué criaja tan ignorante voy a parecerle! No,
mejor será no preguntar nada. Ya lo veré escrito en
alguna parte.
Abajo, abajo, abajo. No había otra cosa que hacer
y Alicia empezó enseguida a hablar otra vez.
—¡Temo que Dina me echará mucho de menos es-
ta noche ! (Dina era la gata.) Espero que se acuerden
de su platito de leche a la hora del té. ¡Dina, guapa,
me gustaría tenerte conmigo aquí abajo! En el aire no
hay ratones, claro, pero podrías cazar algún murcié-
lago, y se parecen mucho a los ratones, sabes. Pero
me pregunto: ¿comerán murciélagos los gatos?
Al llegar a este punto, Alicia empezó a sentirse
medio dormida y siguió diciéndose como en sueños:
«¿Comen murciélagos los gatos? ¿Comen murciélagos
los gatos?» Y a veces: «¿Comen gatos los murciéla-
gos?» Porque, como no sabía contestar a ninguna de
las dos preguntas, no importaba mucho cuál de las
dos se formulara. Se estaba durmiendo de veras y
empezaba a soñar que paseaba con Dina de la mano
y que le preguntaba con mucha ansiedad: «Ahora Di-
na, dime la verdad, ¿te has comido alguna vez un
murciélago?», cuando de pronto, ¡cataplum!, fue a dar
sobre un montón de ramas y hojas secas. La caída
había terminado.
Alicia no sufrió el menor daño, y se levantó de un
salto. Miró hacia arriba, pero todo estaba oscuro. An-
te ella se abría otro largo pasadizo, y alcanzó a ver en
él al Conejo Blanco, que se alejaba a toda prisa. No
había momento que perder, y Alicia, sin vacilar, echó
a correr como el viento, y llego justo a tiempo para
oírle decir, mientras doblaba un recodo:
—¡Válganme mis orejas y bigotes, qué tarde se me
está haciendo!
9Iba casi pisándole los talones, pero, cuando dobló
a su vez el recodo, no vio al Conejo por ninguna par-
te. Se encontró en un vestíbulo amplio y bajo, ilumi-
nado por una hilera de lámparas que colgaban del
techo.
Había puertas alrededor de todo el vestíbulo, pero
todas estaban cerradas con llave, y cuando Alicia
hubo dado la vuelta, bajando por un lado y subiendo
por el otro, probando puerta a puerta, se dirigió tris-
temente al centro de la habitación, y se preguntó có-
mo se las arreglaría para salir de allí.
De repente se encontró ante una mesita de tres
patas, toda de cristal macizo. No había nada sobre
ella, salvo una diminuta llave de oro, y lo primero
que se le ocurrió a Alicia fue que debía corresponder
a una de las puertas del vestíbulo. Pero, ¡ay!, o las
cerraduras eran demasiado grandes, o la llave era
demasiado pequeña, lo cierto es que no pudo abrir
ninguna puerta. Sin embargo, al dar la vuelta por se-
gunda vez, descubrió una cortinilla que no había vis-
to antes, y detrás había una puertecita de unos dos
palmos de altura. Probó la llave de oro en la cerradu-
ra, y vio con alegría que ajustaba bien.
Alicia abrió la puerta y se encontró con que daba
a un estrecho pasadizo, no más ancho que una rato-
nera. Se arrodilló y al otro lado del pasadizo vio el
jardín más maravilloso que podáis imaginar. ¡Qué
ganas tenía de salir de aquella oscura sala y de pa-
sear entre aquellos macizos de flores multicolores y
aquellas frescas fuentes! Pero ni siquiera podía pasar
la cabeza por la abertura. «Y aunque pudiera pasar la
cabeza», pensó la pobre Alicia, «de poco iba a ser-
virme sin los hombros. ¡Cómo me gustaría poderme
encoger como un telescopio! Creo que podría hacerlo,
10sólo con saber por dónde empezar.» Y es que, como
veis, a Alicia le habían pasado tantas cosas extraor-
dinarias aquel día, que había empezado a pensar que
casi nada era en realidad imposible.
De nada servía quedarse esperando junto a la
puertecita, así que volvió a la mesa, casi con la espe-
ranza de encontrar sobre ella otra llave, o, en todo
caso, un libro de instrucciones para encoger a la gen-
te como si fueran telescopios. Esta vez encontró en la
mesa una botellita («que desde luego no estaba aquí
antes», dijo Alicia), y alrededor del cuello de la bote-
lla había una etiqueta de papel con la palabra «BÉBE-
ME» hermosamente impresa en grandes caracteres.
Está muy bien eso de decir «BÉBEME», pero la pe-
queña Alicia era muy prudente y no iba a beber aque-
llo por las buenas. «No, primero voy a mirar», se dijo,
«para ver si lleva o no la indicación de veneno.» Por-
que Alicia había leído preciosos cuentos de niños que
se habían quemado, o habían sido devorados por
bestias feroces, u otras cosas desagradables, sólo por
no haber querido recordar las sencillas normas que
las personas que buscaban su bien les habían incul-
cado: como que un hierro al rojo te quema si no lo
sueltas en seguida, o que si te cortas muy hondo en
un dedo con un cuchillo suele salir sangre. Y Alicia
no olvidaba nunca que, si bebes mucho de una bote-
lla que lleva la indicación «veneno», terminará, a la
corta o a la larga, por hacerte daño.
Sin embargo, aquella botella no llevaba la indica-
ción «veneno», así que Alicia se atrevió a probar el
contenido, y, encontrándolo muy agradable (tenía, de
hecho, una mezcla de sabores a tarta de cerezas, al-
míbar, piña, pavo asado, caramelo y tostadas calien-
tes con mantequilla), se lo acabó en un santiamén.
11—¡Qué sensación más extraña! —dijo Alicia—. Me
debo estar encogiendo como un telescopio.
Y así era, en efecto: ahora medía sólo veinticinco
centímetros, y su cara se iluminó de alegría al pensar
que tenía la talla adecuada para pasar por la puerte-
cita y meterse en el maravilloso jardín. Primero, no
obstante, esperó unos minutos para ver si seguía to-
davía disminuyendo de tamaño, y esta posibilidad la
puso un poco nerviosa. «No vaya a consumirme del
todo, como una vela», se dijo para sus adentros.
«¿Qué sería de mí entonces?» E intentó imaginar qué
ocurría con la llama de una vela, cuando la vela esta-
ba apagada, pues no podía recordar haber visto nun-
ca una cosa así.
Después de un rato, viendo que no pasaba nada
más, decidió salir en seguida al jardín. Pero, ¡pobre
Alicia!, cuando llegó a la puerta, se encontró con que
había olvidado la llavecita de oro y, cuando volvió a
la mesa para recogerla, descubrió que no le era posi-
ble alcanzarla. Podía verla claramente a través del
cristal, e intentó con ahínco trepar por una de las
patas de la mesa, pero era demasiado resbaladiza. Y
cuando se cansó de intentarlo, la pobre niña se sentó
en el suelo y se echó a llorar.
«¡Vamos! ¡De nada sirve llorar de esta manera!»,
se dijo Alicia a sí misma, con bastante firmeza. «¡Te
aconsejo que dejes de llorar ahora mismo!» Alicia se
daba por lo general muy buenos consejos a sí misma
(aunque rara vez los seguía), y algunas veces se re-
ñía con tanta dureza que se le saltaban las lágrimas.
Se acordaba incluso de haber intentado una vez ti-
rarse de las orejas por haberse hecho trampas en un
partido de croquet que jugaba consigo misma, pues
a esta curiosa criatura le gustaba mucho comportar-
12se como si fuera dos personas a la vez. «¡Pero de
nada me serviría ahora comportarme como si fuera
dos personas!», pensó la pobre Alicia. «¡Cuando ya
se me hace bastante difícil ser una sola persona co-
mo Dios manda!»
Poco después, su mirada se posó en una cajita de
cristal que había debajo de la mesa. La abrió y encon-
tró dentro un diminuto pastelillo, en que se leía la
palabra «CÓMEME», deliciosamente escrita con grose-
lla. «Bueno, me lo comeré», se dijo Alicia, «y si me
hace crecer, podré coger la llave, y, si me hace toda-
vía más pequeña, podré deslizarme por debajo de la
puerta. De un modo o de otro entraré en el jardín, y
eso es lo que importa.» Dio un mordisquito y se pre-
guntó nerviosísima: «¿Hacia dónde? ¿Hacia dónde?»
Al mismo tiempo, se llevó una mano a la cabeza para
notar en qué dirección se iniciaba el cambio, y quedó
muy sorprendida al advertir que seguía con el mismo
tamaño. En realidad, esto es lo que sucede normal-
mente cuando se da un mordisco a un pastel, pero
Alicia estaba ya tan acostumbrada a que todo lo que
le sucedía fuera extraordinario, que le pareció muy
aburrido y muy tonto que la vida discurriese por cau-
ces normales. Así pues pasó a la acción, y en un san-
tiamén dio buena cuenta del pastelito.
13II .
E L CHARCO DE LÁGRIMAS
—¡Curiorífico y curiorífico! —exclamó Alicia (estaba
tan sorprendida, que por un momento se olvidó has-
ta de hablar correctamente)—. ¡Ahora me estoy esti-
rando como el telescopio más largo que haya existido
jamás! ¡Adiós, pies! —gritó, porque cuando miró
hacia abajo vio que sus pies quedaban ya tan lejos
que parecía fuera a perderlos de vista—. ¡Oh, mis po-
brecitos pies! ¡Me pregunto quién os pondrá ahora
vuestros zapatos y vuestros calcetines! ¡Seguro que
yo no podré hacerlo! Voy a estar demasiado lejos
para ocuparme personalmente de vosotros: tendréis
que arreglároslas como podáis... Pero voy a tener que
ser amable con ellos —pensó Alicia—, ¡o a lo mejor
no querrán llevarme en la dirección en que yo quiera
ir! Veamos: les regalaré un par de zapatos nuevos
todas las Navidades.
Y siguió planeando cómo iba a llevarlo a cabo:
—Tendrán que ir por correo. ¡Y qué gracioso será
esto de mandarse regalos a los propios pies! ¡Y qué
chocante va a resultar la dirección!
Al Sr. Pie Derecho de Alicia
Alfombra de la Chimenea,junto al Guardafuegos
(con un abrazo de Alicia).
¡Dios mío, qué tonterías tan grandes estoy diciendo!
Justo en este momento, su cabeza chocó con el
techo de la sala: en efecto, ahora medía más de dos
metros. Cogió rápidamente la llavecita de oro y corrió
hacia la puerta del jardín.
¡Pobre Alicia! Lo máximo que podía hacer era
echarse de lado en el suelo y mirar el jardín con un
solo ojo; entrar en él era ahora más difícil que nunca.
Se sentó en el suelo y volvió a llorar.
—¡Debería darte vergüenza! —dijo Alicia—. ¡Una
niña tan grande como tú (ahora sí que podía decirlo) y
ponerse a llorar de este modo! ¡Para inmediatamente!
Pero siguió llorando como si tal cosa, vertiendo li-
tros de lágrimas, hasta que se formó un verdadero
charco a su alrededor, de unos diez centímetros de
profundidad y que cubría la mitad del suelo de la
sala.
Al poco rato oyó un ruidito de pisadas a lo lejos,
y se secó rápidamente los ojos para ver quién llegaba.
Era el Conejo Blanco que volvía, espléndidamente
vestido, con un par de guantes blancos de cabritilla
en una mano y un gran abanico en la otra. Se acerca-
ba trotando a toda prisa, mientras rezongaba para sí:
—¡Oh! ¡La Duquesa, la Duquesa! ¡Cómo se pondrá
si la hago esperar!
Alicia se sentía tan desesperada que estaba dis-
puesta a pedir socorro a cualquiera. Así pues, cuando
el Conejo estuvo cerca de ella, empezó a decirle tími-
damente y en voz baja:
—Por favor, señor...
15El Conejo se llevó un susto tremendo, dejó caer
los guantes blancos de cabritilla y el abanico, y esca-
pó a todo correr en la oscuridad.
Alicia recogió el abanico y los guantes, Y, como en
el vestíbulo hacía mucho calor, estuvo abanicándose
todo el tiempo mientras se decía:
—¡Dios mío! ¡Qué cosas tan extrañas pasan hoy! Y
ayer todo pasaba como de costumbre. Me pregunto si
habré cambiado durante la noche. Veamos: ¿era yo la
misma al levantarme esta mañana? Me parece que
puedo recordar que me sentía un poco distinta. Pero,
si no soy la misma, la siguiente pregunta es ¿quién
demonios soy? ¡Ah, este es el gran enigma!
Y se puso a pensar en todas las niñas que conocía
y que tenían su misma edad, para ver si podía haber-
se transformado en una de ellas.
—Estoy segura de no ser Ada —dijo—, porque su
pelo cae en grandes rizos, y el mío no tiene ni medio
rizo. Y estoy segura de que no puedo ser Mabel, por-
que yo sé muchísimas cosas, y ella, oh, ¡ella sabe po-
quísimas! Además, ella es ella, y yo soy yo, y... ¡Dios
mío, qué rompecabezas! Voy a ver si sé todas las co-
sas que antes sabía. Veamos: cuatro por cinco doce, y
cuatro por seis trece, y cuatro por siete... ¡Dios mío!
¡Así no llegaré nunca a veinte! De todos modos, la
tabla de multiplicar no significa nada. Probemos con
la geografía. Londres es la capital de París, y París es
la capital de Roma, y Roma... No, lo he dicho todo
mal, estoy segura. ¡Me debo haber convertido en Ma-
bel! Probaré, por ejemplo el de la industriosa abeja.
Cruzó las manos sobre el regazo y notó que la
voz le salía ronca y extraña y las palabras no eran las
que deberían ser:
16¡Ves como el industrioso cocodrilo
Aprovecha su lustrosa cola
Y derrama las aguas del Nilo
Por sobre sus escamas de oro!
¡Con que alegría muestra sus dientes
Con que cuidado dispone sus uñas
Y se dedica a invitar a los pececillos
Para que entren en sus sonrientes mandíbulas!
¡Estoy segura que ésas no son las palabras! Y a la
pobre Alicia se le llenaron otra vez los ojos de lágri-
mas.
—¡Seguro que soy Mabel! Y tendré que ir a vivir a
aquella casucha horrible, y casi no tendré juguetes
para jugar, y ¡tantas lecciones que aprender! No, es-
toy completamente decidida: ¡si soy Mabel, me que-
daré aquí! De nada servirá que asomen sus cabezas
por el pozo y me digan: «¡Vuelve a salir, cariño!» Me
limitaré a mirar hacia arriba y a decir: «¿Quién soy
ahora, veamos? Decidme esto primero, y después, si
me gusta ser esa persona, volveré a subir. Si no me
gusta, me quedaré aquí abajo hasta que sea alguien
distinto...» Pero, Dios mío —exclamó Alicia, hecha un
mar de lágrimas—, ¡cómo me gustaría que asomaran
de veras sus cabezas por el pozo! ¡Estoy tan cansada
de estar sola aquí abajo!
Al decir estas palabras, su mirada se fijó en sus
manos, y vio con sorpresa que mientras hablaba se
había puesto uno de los pequeños guantes blancos
de cabritilla del Conejo.
—¿Cómo he podido hacerlo? —se preguntó—. Ten-
go que haberme encogido otra vez.
17Se levantó y se acercó a la mesa para comprobar
su medida. Y descubrió que, según sus conjeturas,
ahora no medía más de sesenta centímetros, y seguía
achicándose rápidamente. Se dio cuenta en seguida
de que la causa de todo era el abanico que tenía en la
mano, y lo soltó a toda prisa, justo a tiempo para no
llegar a desaparecer del todo.
—¡De buena me he librado ! —dijo Alicia, bastante
asustada por aquel cambio inesperado, pero muy
contenta de verse sana y salva—. ¡Y ahora al jardín!
Y echó a correr hacia la puertecilla. Pero, ¡ay!, la
puertecita volvía a estar cerrada y la llave de oro se-
guía como antes sobre la mesa de cristal. «¡Las cosas
están peor que nunca!», pensó la pobre Alicia. «¡Por-
que nunca había sido tan pequeña como ahora, nun-
ca! ¡Y declaro que la situación se está poniendo im-
posible!»
Mientras decía estas palabras, le resbaló un pie, y
un segundo más tarde, ¡chap!, estaba hundida hasta
el cuello en agua salada. Lo primero que se le ocurrió
fue que se había caído de alguna manera en el mar.
«Y en este caso podré volver a casa en tren», se dijo.
(Alicia había ido a la playa una sola vez en su vida, y
había llegado a la conclusión general de que, fuera
uno a donde fuera, la costa inglesa estaba siempre
llena de casetas de baño, niños jugando con palas en
la arena, después una hilera de casas y detrás una
estación de ferrocarril.) Sin embargo, pronto com-
prendió que estaba en el charco de lágrimas que
había derramado cuando medía casi tres metros de
estatura.
—¡Ojalá no hubiera llorado tanto! —dijo Alicia,
mientras nadaba a su alrededor, intentando encon-
trar la salida—. ¡Supongo que ahora recibiré el casti-
18go y moriré ahogada en mis propias lágrimas! ¡Será
de veras una cosa extraña! Pero todo es extraño hoy.
En este momento oyó que alguien chapoteaba en
el charco, no muy lejos de ella, y nadó hacia allí para
ver quién era. Al principio creyó que se trataba de
una morsa o un hipopótamo, pero después se acordó
de lo pequeña que era ahora, y comprendió que sólo
era un ratón que había caído en el charco como ella.
—¿Servirá de algo ahora —se preguntó Alicia—
dirigir la palabra a este ratón? Todo es tan extraordi-
nario aquí abajo, que no me sorprendería nada que
pudiera hablar. De todos modos, nada se pierde por
intentarlo. —Así pues, Alicia empezó a decirle—: Oh,
Ratón, ¿sabe usted cómo salir de este charco? ¡Estoy
muy cansada de andar nadando de un lado a otro, oh,
Ratón!
Alicia pensó que éste sería el modo correcto de
dirigirse a un ratón; nunca se había visto antes en
una situación parecida, pero recordó haber leído en
la Gramática Latina de su hermano «El ratón - del
ratón - al ratón - para el ratón - ¡oh, ratón!» El Ratón
la miró atentamente, y a Alicia le pareció que le gui-
ñaba uno de sus ojillos, pero no dijo nada. «Quizá no
sepa hablar inglés», pensó Alicia. «Puede ser un ratón
francés, que llegó hasta aquí con Guillermo el Con-
quistador.» (Porque a pesar de todos sus conocimien-
tos de historia, Alicia no tenía una idea muy clara de
cuánto tiempo atrás habían tenido lugar algunas co-
sas.) Siguió pues:
—Où est ma chatte?
Era la primera frase de su libro de francés. El Ra-
tón dio un salto inesperado fuera del agua y empezó
a temblar de pies a cabeza.
19—¡Oh, le ruego que me perdone! —gritó Alicia
apresuradamente, temiendo haber herido los senti-
mientos del pobre animal—. Olvidé que a usted no le
gustan los gatos.
—¡No me gustan los gatos! —exclamó el Ratón en
voz aguda y apasionada—. ¿Te gustarían a ti los ga-
tos si tú fueses yo?
—Bueno, puede que
no —dijo Alicia en tono
conciliador—. No se enfa-
de por esto. Y, sin embar-
go, me gustaría poder
enseñarle a nuestra gata
Dina. Bastaría que usted
la viera para que empe-
zaran a gustarle los gatos. Es tan bonita y tan suave
—siguió Alicia, hablando casi para sí misma, mien-
tras nadaba perezosa por el charco—, y ronronea tan
dulcemente junto al fuego, lamiéndose las patitas y
lavándose la cara... y es tan agradable tenerla en bra-
zos... y es tan hábil cazando ratones... ¡Oh, perdóne-
me, por favor! —gritó de nuevo Alicia, porque esta
vez al Ratón se le habían puesto todos los pelos de
punta y tenía que estar enfadado de veras—. No
hablaremos más de Dina, si usted no quiere.
—¡Hablaremos dices! —chilló el Ratón, que estaba
temblando hasta la mismísima punta de la cola—.
¡Como si yo fuera a hablar de semejante tema! Nues-
tra familia ha odiado siempre a los gatos: ¡bichos as-
querosos, despreciables, vulgares! ¡Que no vuelva a
oír yo esta palabra!
—¡No la volveré a pronunciar! —dijo Alicia, apre-
surándose a cambiar el tema de la conversación—.
¿Es usted... es usted amigo... de... de los perros?
20El Ratón no dijo nada y Alicia siguió diciendo
atropelladamente—: Hay cerca de casa un perrito tan
mono que me gustaría que lo conociera. Un pequeño
terrier de ojillos brillantes, sabe, con el pelo largo,
rizado, castaño. Y si le tiras un palo, va y lo trae, y se
sienta sobre dos patas para pedir la comida, y mu-
chas cosas más... no me acuerdo ni de la mitad... Y es
de un granjero, sabe, y el granjero dice que es un pe-
rro tan útil que no lo vendería ni por cien libras. Dice
que mata todas las ratas y... ¡Dios mío! —exclamó
Alicia trastornada—. ¡Temo que lo he ofendido otra
vez!
Porque el Ratón se alejaba de ella nadando con
todas sus fuerzas, y organizaba una auténtica tem-
pestad en la charca con su violento chapoteo. Alicia
lo llamó dulcemente mientras nadaba tras él:
—¡Ratoncito querido! ¡vuelve atrás, y no hablare-
mos más de gatos ni de perros, puesto que no te gus-
tan!
Cuando el Ratón oyó estas palabras, dio media
vuelta y nadó lentamente hacia ella: tenía la cara pá-
lida (de emoción, pensó Alicia) y dijo con vocecita
temblorosa:
—Vamos a la orilla, y allí te contaré mi historia, y
entonces comprenderás por qué odio a los gatos y a
los perros.
Ya era hora de salir de allí, pues la charca se iba
llenando más y más de los pájaros y animales que
habían caído en ella: había un pato y un dodo, un
loro y un aguilucho y otras curiosas criaturas. Alicia
abrió la marcha y todo el grupo nadó hacia la orilla.
21III .
U NA CARRERA LOCA Y UNA LARGA HISTORIA
El grupo que se reunió en la orilla tenía un aspecto
realmente extraño: los pájaros con las plumas sucias,
los otros animales con el pelo pegado al cuerpo, y
todos calados hasta los huesos, malhumorados e in-
cómodos.
Lo primero era, naturalmente, discurrir el modo
de secarse: lo discutieron entre ellos, y a los pocos
minutos a Alicia le parecía de lo más natural encon-
trarse en aquella reunión y hablar familiarmente con
los animales, como si los conociera de toda la vida.
Sostuvo incluso una larga discusión con el Loro, que
terminó poniéndose muy tozudo y sin querer decir
otra cosa que «soy más viejo que tú, y tengo que sa-
berlo mejor». Y como Alicia se negó a darse por ven-
cida sin saber antes la edad del Loro, y el Loro se ne-
gó rotundamente a confesar su edad, ahí acabó la
conversación.
Por fin el Ratón, que parecía gozar de cierta auto-
ridad dentro del grupo, les gritó:
—¡Sentaos todos y escuchadme! ¡Os aseguro que
voy a dejaros secos en un santiamén!
Todos se sentaron pues, formando un amplio círcu-
lo, con el Ratón en medio.Alicia mantenía los ojos ansiosamente fijos en él,
porque estaba segura de que iba a pescar un resfria-
do si no se secaba en seguida.
—¡Ejem! —carraspeó el Ratón con aires de impor-
tancia—, ¿Estáis preparados? Ésta es la historia más
árida y por tanto más seca que conozco. ¡Silencio to-
dos, por favor! «Guillermo el Conquistador, cuya cau-
sa era apoyada por el Papa, fue aceptado muy pronto
por los ingleses, que necesitaban un jefe y estaban
desde hacía tiempo acostumbrados a usurpaciones y
conquistas. Edwindo Y Morcaro, duques de Mercia y
Northumbría...»
—¡Uf! —graznó el Loro, con un escalofrío.
—Con perdón —dijo el Ratón, frunciendo el ceño,
pero con mucha cortesía—. ¿Decía usted algo?
—¡Yo no! —se apresuró a responder el Loro.
—Pues me lo había parecido —dijo el Ratón—.
Continúo. «Edwindo y Morcaro, duques de Mercia y
Northumbría, se pusieron a su favor, e incluso Sti-
gandio, el patriótico arzobispo de Canterbury, lo en-
contró conveniente...»
—¿Encontró qué? —preguntó el Pato.
—Encontrólo —repuso el Ratón un poco enfada-
do—. Desde luego, usted sabe lo que lo quiere decir.
—¡Claro que sé lo que quiere decir! —refunfuñó el
Pato—. Cuando yo encuentro algo es casi siempre
una rana o un gusano. Lo que quiero saber es qué fue
lo que encontró el arzobispo.
El Ratón hizo como si no hubiera oído esta pre-
gunta y se apresuró a continuar con su historia:
—«Lo encontró conveniente y decidió ir con Ed-
gardo Athelingo al encuentro de Guillermo y ofrecer-
le la corona. Guillermo actuó al principio con mode-
ración.
23Pero la insolencia de sus normandos...» ¿Cómo te
sientes ahora, querida? —continuó, dirigiéndose a
Alicia.
—Tan mojada como al principio —dijo Alicia en
tono melancólico—. Esta historia es muy seca, pero
parece que a mi no me seca nada.
—En este caso —dijo solemnemente el Dodo,
mientras se ponía en pie—, propongo que se abra un
receso en la sesión y que pasemos a la adopción in-
mediata de remedios más radicales...
—¡Habla en cristiano! —protestó el Aguilucho—.
No sé lo que quieren decir ni la mitad de estas pala-
bras altisonantes, y es más, ¡creo que tampoco tú sa-
bes lo que significan!
Y el Aguilucho bajó la cabeza para ocultar una
sonrisa; algunos de los otros pájaros rieron sin disi-
mulo.
—Lo que yo iba a decir —siguió el Dodo en tono
ofendido— es que el mejor modo para secarnos sería
una Carrera Loca.
—¿Qué es una Carrera
Loca? —preguntó Alicia, y
no porque tuviera muchas
ganas de averiguarlo, sino
porque el Dodo había hecho
una pausa, como esperando
que alguien dijera algo, y
nadie parecía dispuesto a
decir nada.
—Bueno, la mejor manera de explicarlo es hacerlo.
(Y por si alguno de vosotros quiere hacer también
una Carrera Loca cualquier día de invierno, voy a
contaros cómo la organizó el Dodo.)
24Primero trazó una pista para la carrera, más o
menos en círculo («la forma exacta no tiene impor-
tancia», dijo) y después todo el grupo se fue colocan-
do aquí y allá a lo largo de la pista. No hubo el «A la
una, a las dos, a las tres, ya», sino que todos empeza-
ron a correr cuando quisieron, y cada uno paró cuan-
do quiso, de modo que no era fácil saber cuándo
terminaba la carrera. Sin embargo, cuando llevaban
corriendo más o menos media hora, y volvían a estar
ya secos, el Dodo gritó súbitamente:
—¡La carrera ha terminado!
Y todos se agruparon jadeantes a su alrededor,
preguntando:
—¿Pero quién ha ganado?
El Dodo no podía contestar a esta pregunta sin
entregarse antes a largas cavilaciones, y estuvo largo
rato reflexionando con un dedo apoyado en la frente
(la postura en que aparecen casi siempre retratados
los pensadores), mientras los demás esperaban en
silencio. Por fin el Dodo dijo:
—Todos hemos ganado, y todos tenemos que re-
cibir un premio.
—¿Pero quién dará los premios? —preguntó un
coro de voces.
—Pues ella, naturalmente —dijo el Dodo, seña-
lando a Alicia con el dedo.
Y todo el grupo se agolpó alrededor de Alicia, gri-
tando como locos:
—¡Premios! ¡Premios!
Alicia no sabía qué hacer, y se metió desesperada
una mano en el bolsillo, y encontró una caja de confi-
tes (por suerte el agua salada no había entrado den-
tro), y los repartió como premios. Había exactamente
un confite para cada uno de ellos.
25—Pero ella también debe tener un premio —dijo
el Ratón.
—Claro que sí —aprobó el Dodo con gravedad, y,
dirigiéndose a Alicia, preguntó—: ¿Qué más tienes en
el bolsillo?
—Sólo un dedal —dijo Alicia.
—Venga el dedal —dijo el Dodo.
Y entonces todos la rodearon una vez más, mien-
tras el Dodo le ofrecía solemnemente el dedal con las
palabras:
—Os rogamos que aceptéis este elegante dedal.
Y después de este cortísimo discurso, todos aplau-
dieron con entusiasmo.
Alicia pensó que todo esto era muy absurdo, pero
los demás parecían tomarlo tan en serio que no se
atrevió a reír, y, como tampoco se le ocurría nada que
decir, se limitó a hacer una reverencia, y a coger el
dedal, con el aire más solemne que pudo.
Había llegado el momento de comerse los confi-
tes, lo que provocó bastante ruido y confusión, pues
los pájaros grandes se quejaban de que sabían a po-
co, y los pájaros pequeños se atragantaban y había
que darles palmaditas en la espalda. Sin embargo,
por fin terminaron con los confites, y de nuevo se
sentaron en círculo, y pidieron al Ratón que les con-
tara otra historia.
—Me prometiste contarme tu vida, ¿te acuerdas?
—dijo Alicia—. Y por qué odias a los... G. y a los P.
—añadió en un susurro, sin atreverse a nombrar a los
gatos y a los perros por su nombre completo para no
ofender al Ratón de nuevo.
—¡Arrastro tras de mí una realidad muy larga y
muy triste! —exclamó el Ratón, dirigiéndose a Alicia y
dejando escapar un suspiro.
26—Desde luego, arrastras una cola larguísima —dijo
Alicia, mientras echaba una mirada admirativa a la
cola del Ratón—, pero ¿por qué dices que es triste?
Y tan convencida estaba Alicia de que el Ratón se
refería a su cola, que, cuando él empezó a hablar, la
historia que contó tomó en la imaginación de Alicia
una forma así:
Cierta Furia dijo a un
Ratón al que se encontró
en su casa: ‘Vamos a ir jun-
tos ante la Ley: Yo te acusa-
ré, y tú te defenderás.
¡Vamos! No admitiré más
discusiones Hemos de
tener un proceso, por-
que esta mañana no he
tenido ninguna otra
cosa que hacer.’ El
Ratón respondió a la
Furia: ‘Ese pleito, se-
ñora no servirá si no
tenemos juez y jurado,
y no servirá más que
para que nos gritemos
uno a otro como una
pareja de tontos’.
Y replicó la Fu-
ria: ‘Yo seré
al mismo tiempo
el juez y el
jurado.’ Lo dijo
taimadamente
la vieja Fu-
27ria. ‘Yo seré
la que diga
todo lo que
haya que de-
cir, y tam-
bién quien
a muer-
te con
de
ne.’
—¡No me estás escuchando! —protestó el Ratón,
dirigiéndose a Alicia—. ¿Dónde tienes la cabeza?
—Por favor, no te enfades —dijo Alicia con suavi-
dad—. Si no me equivoco, ibas ya por la quinta vuelta.
—¡Nada de eso! —chilló el Ratón—. ¿De qué vuel-
tas hablas? ¡Te estás burlando de mí y sólo dices ton-
terías!
Y el Ratón se levantó y se fue muy enfadado.
—¡Ha sido sin querer! exclamó la pobre Alicia—.
¡Pero tú te enfadas con tanta facilidad!
El Ratón sólo respondió con un gruñido, mientras
seguía alejándose.
—¡Vuelve, por favor, y termina tu historia! —gritó
Alicia tras él.
Y los otros animales se unieron a ella y gritaron a
coro:
—¡Sí, vuelve, por favor!
Pero el Ratón movió impaciente la cabeza y apre-
suró el paso.
—¡Qué lástima que no se haya querido quedar!
—suspiró el Loro, cuando el Ratón se hubo perdido
de vista.
28Y una vieja Cangreja aprovechó la ocasión para
decirle a su hija:
—¡Ah, cariño! ¡Que te sirva de lección para no de-
jarte arrastrar nunca por tu mal genio!
—¡Calla esa boca, mamá! —protestó con aspereza
la Cangrejita—. ¡Eres capaz de acabar con la paciencia
de una ostra!
—¡Ojalá estuviera aquí Dina con nosotros! —dijo
Alicia en voz alta, pero sin dirigirse a nadie en parti-
cular—. ¡Ella sí que nos traería al Ratón en un san-
tiamén!
—¡Y quién es Dina, si se me permite la pregunta?
—quiso saber el Loro.
Alicia contestó con entusiasmo, porque siempre
estaba dispuesta a hablar de su amiga favorita:
—Dina es nuestra gata. ¡Y no podéis imaginar lo
lista que es para cazar ratones! ¡Una maravilla! ¡Y me
gustaría que la vierais correr tras los pájaros! ¡Se
zampa un pajarito en un abrir y cerrar de ojos!
Estas palabras causaron una impresión terrible
entre los animales que la rodeaban. Algunos pájaros
se apresuraron a levantar el vuelo. Una vieja urraca
se acurrucó bien entre sus plumas, mientras murmu-
raba: «No tengo más remedio que irme a casa; el frío
de la noche no le sienta bien a mi garganta». Y un
canario reunió a todos sus pequeños, mientras les
decía con una vocecilla temblorosa: «¡Vamos, queri-
dos! ¡Es hora de que estéis todos en la cama!» Y así,
con distintos pretextos, todos se fueron de allí, y en
unos segundos Alicia se encontró completamente
sola.
—¡Ojalá no hubiera hablado de Dina! —se dijo en
tono melancólico—. ¡Aquí abajo, mi gata no parece
gustarle a nadie, y sin embargo estoy bien segura de
29que es la mejor gata del mundo! ¡Ay, mi Dina, mi
querida Dina! ¡Me pregunto si volveré a verte alguna
vez!
Y la pobre Alicia se echó a llorar de nuevo, porque
se sentía muy sola y muy deprimida. Al poco rato, sin
embargo, volvió a oír un ruidito de pisadas a lo lejos
y levantó la vista esperanzada, pensando que a lo
mejor el Ratón había cambiado de idea y volvía atrás
para terminar su historia.
30IV .
L A CASA DEL CONEJO
Era el Conejo Blanco, que volvía con un trotecillo sal-
tarín y miraba ansiosamente a su alrededor, como si
hubiera perdido algo. Y Alicia oyó que murmuraba:
—¡La Duquesa! ¡La Duquesa! ¡Oh, mis queridas pa-
titas! ¡Oh, mi piel y mis bigotes ! ¡Me hará ejecutar,
tan seguro como que los grillos son grillos ! ¿Dónde
demonios puedo haberlos dejado caer? ¿Dónde?
¿Dónde?
Alicia comprendió al instante que estaba buscan-
do el abanico y el par de guantes blancos de cabriti-
lla, y llena de buena voluntad se puso también ella a
buscar por todos lados, pero no encontró ni rastro de
ellos. En realidad, todo parecía haber cambiado desde
que ella cayó en el charco, y el vestíbulo con la mesa
de cristal y la puertecilla habían desaparecido com-
pletamente.
A los pocos instantes el Conejo descubrió la pre-
sencia de Alicia, que andaba buscando los guantes y
el abanico de un lado a otro, y le gritó muy enfadado:
—¡Cómo, Mary Ann, qué demonios estás haciendo
aquí! Corre inmediatamente a casa y tráeme un par
de guantes y un abanico! ¡Aprisa!Alicia se llevó tal susto que salió corriendo en la
dirección que el Conejo le señalaba, sin intentar ex-
plicarle que estaba equivocándose de persona.
—¡Me ha confundido con su criada! —se dijo
mientras corría—. ¡Vaya sorpresa se va a llevar cuan-
do se entere de quién soy! Pero será mejor que le
traiga su abanico y sus guantes... Bueno, si logro en-
contrarlos.
Mientras decía estas palabras, llegó ante una linda
casita, en cuya puerta brillaba una placa de bronce
con el nombre «C. BLANCO» grabado en ella. Alicia
entró sin llamar, y corrió escaleras arriba, con mucho
miedo de encontrar a la verdadera Mary Ann y de que
la echaran de la casa antes de que hubiera encontra-
do los guantes y el abanico.
—¡Qué raro parece —se dijo Alicia eso de andar
haciendo recados para un conejo! ¡Supongo que des-
pués de esto Dina también me mandará a hacer sus
recados! —Y empezó a imaginar lo que ocurriría en
este caso: «¡Señorita Alicia, venga aquí inmediata-
mente y prepárese para salir de paseo!», diría la niñe-
ra, y ella tendría que contestar: «¡Voy en seguida!
Ahora no puedo, porque tengo que vigilar esta rato-
nera hasta que vuelva Dina y cuidar de que no se es-
cape ningún ratón»—. Claro que —siguió diciéndose
Alicia—, si a Dina le daba por empezar a darnos ór-
denes, no creo que parara mucho tiempo en nuestra
casa.
A todo esto, había conseguido llegar hasta un pe-
queño dormitorio, muy ordenado, con una mesa jun-
to a la ventana, y sobre la mesa (como esperaba) un
abanico y dos o tres pares de diminutos guantes
blancos de cabritilla. Cogió el abanico y un par de
guantes, y, estaba a punto de salir de la habitación,
32cuando su mirada cayó en una botellita que estaba al
lado del espejo del tocador. Esta vez no había letreri-
to con la palabra «BÉBEME», pero de todos modos
Alicia lo destapó y se lo llevó a los labios.
—Estoy segura de que, si como o bebo algo, ocu-
rrirá algo interesante —se dijo—. Y voy a ver qué pa-
sa con esta botella. Espero que vuelva a hacerme cre-
cer, porque en realidad, estoy bastante harta de ser
una cosilla tan pequeñeja.
¡Y vaya si la hizo crecer! ¡Mucho más aprisa de lo
que imaginaba! Antes de que hubiera bebido la mitad
del frasco, se encontró con que la cabeza le tocaba
contra el techo y tuvo que doblarla para que no se le
rompiera el cuello. Se apresuró a soltar la botella,
mientras se decía:
—¡Ya basta! Espero que no seguiré creciendo... De
todos modos, no paso ya por la puerta... ¡Ojalá no
hubiera bebido tan aprisa!
¡Por desgracia, era demasiado tarde para pensar
en ello! Siguió creciendo, y creciendo, y muy pronto
tuvo que ponerse de rodillas en el suelo. Un minuto
más tarde no le quedaba espacio ni para seguir arro-
dillada, y tuvo que intentar acomodarse echada en el
suelo, con un codo contra la puerta y el otro brazo
alrededor del cuello. Pero no paraba de crecer y, co-
mo último recurso, sacó un brazo por la ventana y
metió un pie por la chimenea, mientras se decía:
—Ahora no puedo hacer nada más, pase lo que
pase. ¿Qué va a ser de mí?
Por suerte la botellita mágica había producido ya
todo su efecto, y Alicia dejó de crecer. De todos mo-
dos, se sentía incómoda y, como no parecía haber
posibilidad alguna de volver a salir nunca de aquella
33habitación, no es de extrañar que se sintiera también
muy desgraciada.
—Era mucho más agradable estar en mi casa —pen-
só la pobre Alicia—. Allí, al menos, no me pasaba el
tiempo creciendo y disminuyendo de tamaño, y reci-
biendo órdenes de ratones y conejos. Casi preferiría
no haberme metido en la madriguera del Conejo... Y,
sin embargo, pese a todo, ¡no se puede negar que es-
te género de vida resulta interesante! ¡Yo misma me
pregunto qué puede haberme sucedido! Cuando leía
cuentos de hadas, nunca creí que estas cosas pudie-
ran ocurrir en la realidad, ¡y aquí me tenéis metida
hasta el cuello en una aventura de éstas! Creo que
debiera escribirse un libro sobre mí, sí, señor. Y
cuando sea mayor, yo misma lo escribiré... Pero ya no
puedo ser mayor de lo que soy ahora —añadió con
voz lúgubre—. Al menos, no me queda sitio para
hacerme mayor mientras esté metida aquí dentro.
Pero entonces, ¿es que nunca me haré mayor de lo
que soy ahora? Por una parte, esto sería una ventaja,
no llegaría nunca a ser una vieja, pero por otra parte
¡tener siempre lecciones que aprender! ¡Vaya lata!
¡Eso si que no me gustaría nada! ¡Pero qué tonta eres,
Alicia! —se rebatió a sí misma—. ¿Cómo vas a poder
estudiar lecciones metida aquí dentro? Apenas si hay
sitio para ti, ¡Y desde luego no queda ni un rinconcito
para libros de texto!
Y así siguió discurseando un buen rato, unas ve-
ces en un sentido y otras llevándose a sí misma la
contraria, manteniendo en definitiva una conversa-
ción muy seria, como si se tratara de dos personas.
Hasta que oyó una voz fuera de la casa, y dejó de
discutir consigo misma para escuchar.
34—¡Mary Ann! ¡Mary Ann! —decía la voz—. ¡Tráeme
inmediatamente mis guantes!
Después Alicia oyó un ruidito de pasos por la es-
calera. Comprendió que era el Conejo que subía en su
busca y se echó a temblar con tal fuerza que sacudió
toda la casa, olvidando que ahora era mil veces ma-
yor que el Conejo Blanco y no había por tanto motivo
alguno para tenerle miedo.
Ahora el Conejo había llegado ante la puerta, e in-
tentó abrirla, pero, como la puerta se abría hacia
adentro y el codo de Alicia estaba fuertemente apo-
yado contra ella, no consiguió moverla. Alicia oyó
que se decía para sí:
—Pues entonces daré la vuelta y entraré por la
ventana.
—Eso sí que no —pensó Alicia.
Y, después de esperar hasta que creyó oír al Cone-
jo justo debajo de la ventana, abrió de repente la
mano e hizo gesto de atrapar lo que estuviera a su
alcance. No encontró nada, pero oyó un gritito entre-
cortado, algo que caía y un estrépito de cristales ro-
tos, lo que le hizo suponer que el Conejo se había
caído sobre un invernadero o algo por el estilo. Des-
pués se oyó una voz muy enfadada, que era la del
Conejo:
—¡Pat! ¡Pat! ¿Dónde estás? ¿Dónde estás?
Y otra voz, que Alicia no había oído hasta entonces:
—¡Aquí estoy, señor! ¡Cavando en busca de man-
zanas, con permiso del señor!
—¡Tenías que estar precisamente cavando en busca
de manzanas! —replicó el Conejo muy irritado—. ¡Ven
aquí inmediatamente! ¡Y ayúdame a salir de esto!
Hubo más ruido de cristales rotos.
35—Y ahora dime, Pat, ¿qué es eso que hay en la
ventana?
—Seguro que es un brazo, señor —(y pronunciaba
«brasso»).
—¿Un brazo, majadero? ¿Quién ha visto nunca un
brazo de este tamaño? ¡Pero si llena toda la ventana!
—Seguro que la llena, señor. ¡Y sin embargo es un
brazo!
—Bueno, sea lo que sea no tiene por que estar en
mi ventana. ¡Ve y quítalo de ahí!
Siguió un largo silencio, y Alicia sólo pudo oír
breves cuchicheos de vez en cuando, como «¡Seguro
que esto no me gusta nada, señor, lo que se dice na-
da!» y «¡Haz de una vez lo que te digo, cobarde!» Por
último, Alicia volvió a abrir la mano y a moverla en el
aire como si quisiera atrapar algo. Esta vez hubo dos
grititos entrecortados y más ruido de cristales rotos.
«¡Cuántos invernaderos de cristal debe de haber ahí
abajo!», pensó Alicia. «¡Me pregunto qué harán ahora!
Si se trata de sacarme por la ventana, ojalá pudieran
lograrlo. No tengo ningunas ganas de seguir mucho
rato encerrada aquí dentro.» Esperó unos minutos sin
oír nada más. Por fin escuchó el rechinar de las rue-
das de una carretilla y el sonido de muchas voces que
hablaban todas a la vez. Pudo entender algunas pala-
bras: «¿Dónde está la otra escalera?... A mí sólo me
dijeron que trajera una; la otra la tendrá Bill... ¡Bill!
¡Trae la escalera aquí, muchacho!... Aquí, ponedlas en
esta esquina... No, primero átalas la una a la otra...
Así no llegarán ni a la mitad... Claro que llegarán, no
seas pesado... ¡Ven aquí, Bill, agárrate a esta cuerda!...
¿Aguantará este peso el tejado?... ¡Cuidado con esta
teja suelta!... ¡Eh, que se cae! ¡Cuidado con la cabeza!»
Aquí se oyó una fuerte caída. «Vaya, ¿quién ha si-
36do?... Creo que ha sido Bill... ¿Quién va a bajar por la
chimenea?... ¿Yo? Nanay. ¡Baja tú!... ¡Ni hablar! Tiene
que bajar Bill... ¡Ven aquí, Bill! ¡El amo dice que tienes
que bajar por la chimenea!»
—¡Vaya! ¿Conque es Bill el que tiene que bajar por
la chimenea? se dijo Alicia—. ¡Parece que todo se lo
cargan a Bill! No me gustaría estar en su pellejo; des-
de luego esta chimenea es estrecha, pero me parece
que podré dar algún puntapié por ella.
Alicia hundió el pie todo lo que pudo dentro de la
chimenea, y esperó hasta oír que la bestezuela (no
podía saber de qué tipo de animal se trataba) escar-
baba y arañaba dentro de la chimenea, justo encima
de ella. Entonces, mientras se decía a sí misma:
«¡Aquí está Bill! », dio una fuerte patada, y esperó a
ver qué pasaba a continuación.
Lo primero que oyó fue un coro de voces que gri-
taban a una: «¡Ahí va Bill!», y después la voz del Co-
nejo sola: «¡Cogedlo! ¡Eh! ¡Los que estáis junto a la
valla!» Siguió un silencio y una nueva avalancha de
voces: «Levantadle la cabeza... Venga un trago... Sin
que se ahogue... ¿Qué ha pasado, amigo? ¡Cuéntanos-
lo todo!»
Por fin se oyó una vocecita débil y aguda, que Ali-
cia supuso sería la voz de Bill:
—Bueno, casi no sé nada... No quiero más coñac,
gracias, ya me siento mejor... Estoy tan aturdido que
no sé qué decir... Lo único que recuerdo es que algo
me golpeó rudamente, ¡y salí por los aires como el
muñeco de una caja de sorpresas!
—¡Desde luego, amigo! ¡Eso ya lo hemos visto! —di-
jeron los otros.
—¡Tenemos que quemar la casa! —dijo la voz del
Conejo.
37Y Alicia gritó con todas sus fuerzas:
—¡Si lo hacéis, lanzaré a Dina contra vosotros!
Se hizo inmediatamente un silencio de muerte, y
Alicia pensó para sí:
—Me pregunto qué van a hacer ahora. Si tuvieran
una pizca de sentido común, levantarían el tejado.
Después de uno o dos minutos se pusieron una
vez más todos en movimiento, y Alicia oyó que el
Conejo decía:
—Con una carretada tendremos bastante para
empezar.
—¿Una carretada de qué? —pensó Alicia.
Y no tuvo que esperar mucho para averiguarlo,
pues un instante después una granizada de piedreci-
llas entró disparada por la ventana, y algunas le die-
ron en plena cara.
—Ahora mismo voy a acabar con esto —se dijo
Alicia para sus adentros, y añadió en alta voz—: ¡Será
mejor que no lo repitáis!
Estas palabras produjeron otro silencio de muer-
te. Alicia advirtió, con cierta sorpresa, que las piedre-
cillas se estaban transformando en pastas de té, allí
en el suelo, y una brillante idea acudió de inmediato
a su cabeza.
«Si como una de estas pastas», pensó, «seguro
que producirá algún cambio en mi estatura. Y, como
no existe posibilidad alguna de que me haga todavía
mayor, supongo que tendré que hacerme forzosa-
mente más pequeña.»
Se comió, pues, una de las pastas, y vio con ale-
gría que empezaba a disminuir inmediatamente de
tamaño. En cuanto fue lo bastante pequeña para pa-
sar por la puerta, corrió fuera de la casa, y se encon-
tró con un grupo bastante numeroso de animalillos y
38pájaros que la esperaban. Una lagartija, Bill, estaba en
el centro, sostenido por dos conejillos de indias, que
le daban a beber algo de una botella. En el momento
en que apareció Alicia, todos se abalanzaron sobre
ella. Pero Alicia echó a correr con todas sus fuerzas,
y pronto se encontró a salvo en un espeso bosque.
—Lo primero que ahora tengo que hacer —se dijo
Alicia, mientras vagaba por el bosque —es crecer has-
ta volver a recuperar mi estatura. Y lo segundo es
encontrar la manera de entrar en aquel precioso jar-
dín. Me parece que éste es el mejor plan de acción.
Parecía, desde luego, un plan excelente, y expues-
to de un modo muy claro y muy simple. La única di-
ficultad radicaba en que no tenía la menor idea de
cómo llevarlo a cabo. Y, mientras miraba ansiosa-
mente por entre los árboles, un pequeño ladrido que
sonó justo encima de su cabeza la hizo mirar hacia
arriba sobresaltada.
Un enorme perrito la mira-
ba desde arriba con sus gran-
des ojos muy abiertos y alar-
gaba tímidamente una patita
para tocarla.
—¡Qué cosa tan bonita! —di-
jo Alicia, en tono muy cariño-
so, e intentó sin éxito dedicar-
le un silbido, pero estaba tam-
bién terriblemente asustada,
porque pensaba que el ca-
chorro podía estar hambriento, y, en este caso, lo
más probable era que la devorara de un solo bocado,
a pesar de todos sus mimos.
Casi sin saber lo que hacía, cogió del suelo una
ramita seca y la levantó hacia el perrito, y el perrito
39dio un salto con las cuatro patas en el aire, soltó un
ladrido de satisfacción y se abalanzó sobre el palo en
gesto de ataque. Entonces Alicia se escabulló rápida-
mente tras un gran cardo, para no ser arrollada, y, en
cuanto apareció por el otro lado, el cachorro volvió a
precipitarse contra el palo, con tanto entusiasmo que
perdió el equilibrio y dio una voltereta. Entonces Ali-
cia, pensando que aquello se parecía mucho a estar
jugando con un caballo percherón y temiendo ser
pisoteada en cualquier momento por sus patazas,
volvió a refugiarse detrás del cardo. Entonces el ca-
chorro inició una serie de ataques relámpago contra
el palo, corriendo cada vez un poquito hacia adelante
y un mucho hacia atrás, y ladrando roncamente todo
el rato, hasta que por fin se sentó a cierta distancia,
jadeante, la lengua colgándole fuera de la boca y los
grandes ojos medio cerrados.
Esto le pareció a Alicia una buena oportunidad
para escapar. Así que se lanzó a correr, y corrió hasta
el límite de sus fuerzas y hasta quedar sin aliento, y
hasta que las ladridos del cachorro sonaron muy dé-
biles en la distancia.
—Y, a pesar de todo, ¡qué cachorrito tan mono
era! —dijo Alicia, mientras se apoyaba contra una
campanilla para descansar y se abanicaba con una de
sus hojas—. ¡Lo que me hubiera gustado enseñarle
juegos, si... si hubiera tenido yo el tamaño adecuado
para hacerlo! ¡Dios mío! ¡Casi se me había olvidado
que tengo que crecer de nuevo! Veamos: ¿qué tengo
que hacer para lograrlo? Supongo que tendría que
comer o que beber alguna cosa, pero ¿qué? Éste es el
gran dilema.
Realmente el gran dilema era ¿qué? Alicia miró a
su alrededor hacia las flores y hojas de hierba, pero
40no vio nada que tuviera aspecto de ser la cosa ade-
cuada para ser comida o bebida en esas circunstan-
cias. Allí cerca se erguía una gran seta, casi de la
misma altura que Alicia. Y, cuando hubo mirado de-
bajo de ella, y a ambos lados, y detrás, se le ocurrió
que lo mejor sería mirar y ver lo que había encima.
Se puso de puntillas, y miró por encima del borde
de la seta, y sus ojos se encontraron de inmediato
con los ojos de una gran oruga azul, que estaba sen-
tada encima de la seta con los brazos cruzados, fu-
mando tranquilamente una larga pipa y sin prestar la
menor atención a Alicia ni a ninguna otra cosa.
41V .
C ONSEJOS DE UNA ORUGA
La Oruga y Alicia se estuvieron mirando un rato en
silencio: por fin la Oruga se sacó la pipa de la boca, y
se dirigió a la niña en voz lánguida y adormilada.
—¿Quién eres tú? —dijo la Oruga.
No era una forma demasiado alentadora de em-
pezar una conversación. Alicia contestó un poco in-
timidada:
—Apenas sé, señora, lo que soy en este momen-
to... Sí sé quién era al levantarme esta mañana, pero
creo que he cambiado varias veces desde entonces.
—¿Qué quieres decir con eso? —preguntó la Oru-
ga con severidad—. ¡A ver si te aclaras contigo mis-
ma!
—Temo que no puedo aclarar nada conmigo mis-
ma, señora —dijo Alicia—, porque yo no soy yo mis-
ma, ya lo ve.
—No veo nada —protestó la Oruga.
—Temo que no podré explicarlo con más claridad
—insistió Alicia con voz amable—, porque para em-
pezar ni siquiera lo entiendo yo misma, y eso de
cambiar tantas veces de estatura en un solo día resul-
ta bastante desconcertante.
—No resulta nada —replicó la Oruga.—Bueno, quizás usted no haya sentido hasta aho-
ra nada parecido —dijo Alicia—, pero cuando se con-
vierta en crisálida, cosa que ocurrirá cualquier día, y
después en mariposa, me parece que todo le parecerá
un poco raro, ¿no cree?
—Ni pizca —declaró la Oruga.
—Bueno, quizá los sentimientos de usted sean
distintos a los míos, porque le aseguro que a mi me
parecería muy raro.
—¡A ti! —dijo la Oruga con desprecio—. ¿Quién
eres tú?
Con lo cual volvían al principio de la conversa-
ción. Alicia empezaba a sentirse molesta con la Oru-
ga, por esas observaciones tan secas y cortantes, de
modo que se puso tiesa como un rábano y le dijo con
severidad:
—Me parece que es usted la que debería decirme
primero quién es.
—¿Por qué? —inquirió la Oruga.
Era otra pregunta difícil, y como a Alicia no se le
ocurrió ninguna respuesta convincente y como la
Oruga parecía seguir en un estado de ánimo de lo
más antipático, la niña dio media vuelta para mar-
charse.
—¡Ven aquí! —la llamó la Oruga a sus espaldas—.
¡Tengo algo importante que decirte!
Estas palabras sonaban prometedoras, y Alicia dio
otra media vuelta y volvió atrás.
—¡Vigila este mal genio! —sentenció la Oruga.
—¿Es eso todo? —preguntó Alicia, tragándose la
rabia lo mejor que pudo.
—No —dijo la Oruga.
Alicia decidió que sería mejor esperar, ya que no
tenía otra cosa que hacer, y ver si la Oruga decía por
43fin algo que mereciera la pena. Durante unos minutos
la Oruga siguió fumando sin decir palabra, pero des-
pués abrió los brazos, volvió a sacarse la pipa de la
boca y dijo:
—Así que tú crees haber cam-
biado, ¿no?
—Mucho me temo que si, se-
ñora. No me acuerdo de cosas
que antes sabía muy bien, y no
pasan diez minutos sin que cam-
bie de tamaño.
—¿No te acuerdas ¿de qué
cosas?
—Bueno, intenté recitar los
versos de «Ved cómo la industriosa abeja...» pero
todo me salió distinto, completamente distinto y se-
guí hablando de cocodrilos.
—Pues bien, haremos una cosa.
—¿Que?
—Recítame eso de «Ha envejecido, Padre Guiller-
mo... » —ordenó la Oruga.
Alicia cruzó los brazos y empezó a recitar el poe-
ma:
«Ha envejecido, Padre Guillermo —dijo el chico—
Y su pelo está lleno de canas;
Sin embargo siempre hace el pino.
¿Con sus años aún tiene las ganas?»
«Cuando joven —dijo Padre Guillermo a su hijo—.
No quería dañarme el coco;
Pero ya no me da ningún miedo,
Que de mis sesos me queda muy poco.»
44«Ha envejecido —dijo el muchacho—
Como ya se ha dicho;
Sin embargo entró capotando
¿Cómo aún puede andar como un bicho?»
«Cuando joven —dijo el sabio,
meneando su pelo blanco—
Me mantenía el cuerpo muy ágil
Con ayuda medicinal y, si puedo ser franco,
Debes probarlo para no acabar débil.»
«Ha envejecido —dijo el chico—
y tiene los dientes inútiles
para más que agua y vino;
Pero zampó el ganso hasta los huesos frágiles.
A ver, señor, ¿que es el tino? »
«Cuando joven —dijo su padre—
me empeñé en ser abogado,
Y discutía la ley con mi esposa;
Y por eso, toda mi vida me ha durado
Una mandíbula muy fuerte y musculosa.»
«Ha envejecido y sería muy raro —dijo el chico—
Si aún tuviera la vista perfecta;
¿Pues cómo hizo bailar en su pico
Esta anguila de forma tan recta?»
«Tres preguntas ya has posado,
Y a ninguna más contestaré.
Si no te vas ahora mismo,
¡Vaya golpe que te pegaré!»
—Eso no está bien —dijo la Oruga.
45—No, me temo que no está del todo bien —re-
conoció Alicia con timidez—. Algunas palabras tal
vez me han salido revueltas.
—Está mal de cabo a rabo— sentenció la Oruga en
tono implacable, y siguió un silencio de varios minu-
tos.
La Oruga fue la primera en hablar.
—¿Qué tamaño te gustaría tener? —le preguntó.
—No soy difícil en asunto de tamaños —se apre-
suró a contestar Alicia—. Sólo que no es agradable
estar cambiando tan a menudo, sabe.
—No sé nada —dijo la Oruga. Alicia no contestó.
Nunca en toda su vida le habían llevado tanto la con-
traria, y sintió que se le estaba acabando la paciencia.
—¿Estás contenta con tu tamaño actual? —pre-
guntó la Oruga.
—Bueno, me gustaría ser un poco más alta, si a
usted no le importa. ¡Siete centímetros es una estatu-
ra tan insignificante!
—¡Es una estatura perfecta! —dijo la Oruga muy
enfadada, irguiéndose cuan larga era (medía exacta-
mente siete centímetros).
—¡Pero yo no estoy acostumbrada a medir siete
centímetros! —se lamentó la pobre Alicia con voz
lastimera, mientras pensaba para sus adentros: «¡Oja-
lá estas criaturas no se ofendieran tan fácilmente!»
—Ya te irás acostumbrando —dijo la Oruga, y vol-
vió a meterse la pipa en la boca y empezó otra vez a
fumar.
Esta vez Alicia esperó pacientemente a que se
decidiera a hablar de nuevo. Al cabo de uno o dos
minutos la Oruga se sacó la pipa de la boca, dio
unos bostezos y se desperezó. Después bajó de la
46seta y empezó a deslizarse por la hierba, al tiempo
que decía:
—Un lado te hará crecer, y el otro lado te hará
disminuir.
—Un lado ¿de qué? El otro lado ¿de qué? —se dijo
Alicia para sus adentros.
—De la seta —dijo la Oruga, como si la niña se lo
hubiera preguntado en voz alta. Y al cabo de unos
instantes se perdió de vista.
Alicia se quedó un rato contemplando pensativa
la seta, en un intento de descubrir cuáles serían sus
dos lados y, como era perfectamente redonda, el
problema no resultaba nada fácil. Así pues, extendió
los brazos todo lo que pudo alrededor de la seta y
arrancó con cada mano un pedacito.
—Y ahora —se dijo—, ¿cuál será cuál?
Dio un mordisquito al pedazo de la mano derecha
para ver el efecto y al instante sintió un rudo golpe
en la barbilla. ¡La barbilla le había chocado con los
pies!
Se asustó mucho con este cambio tan repentino,
pero comprendió que estaba disminuyendo rápida-
mente de tamaño, que no había por tanto tiempo que
perder y que debía apresurarse a morder el otro pe-
dazo. Tenía la mandíbula tan apretada contra los pies
que resultaba difícil abrir la boca, pero lo consiguió
al fin, y pudo tragar un trocito del pedazo de seta
que tenía en la mano izquierda.
«¡Vaya, por fin tengo libre la cabeza!», se dijo Ali-
cia con alivio, pero el alivio se transformó inmedia-
tamente en alarma, al advertir que había perdido de
vista sus propios hombros: todo lo que podía ver, al
mirar hacia abajo, era un larguísimo pedazo de cue-
47llo, que parecía brotar como un tallo del mar de hojas
verdes que se extendía muy por debajo de ella.
—¿Qué puede ser todo este verde? —dijo Alicia—.
¿Y dónde se habrán marchado mis hombros? Y, oh
mis pobres manos, ¿cómo es que no puedo veros?
Mientras hablaba movía las manos, pero no pare-
ció conseguir ningún resultado, salvo un ligero es-
tremecimiento que agitó aquella verde hojarasca dis-
tante.
Como no había modo de que sus manos subieran
hasta su cabeza, decidió bajar la cabeza hasta las
manos, y descubrió con entusiasmo que su cuello se
doblaba con mucha facilidad en cualquier dirección,
como una serpiente. Acababa de lograr que su cabeza
descendiera por el aire en un gracioso zigzag y se
disponía a introducirla entre las hojas, que descubrió
no eran más que las copas de los árboles bajo los que
antes había estado paseando, cuando un agudo silbi-
do la hizo retroceder a toda prisa. Una gran paloma
se precipitaba contra su cabeza y la golpeaba violen-
tamente con las alas.
—¡Serpiente! —chilló la paloma.
—¡Yo no soy una serpiente! —protestó Alicia muy
indignada—. ¡Y déjame en paz!
—¡Serpiente, más que serpiente! —siguió la Palo-
ma, aunque en un tono menos convencido, y añadió
en una especie de sollozo—: ¡Lo he intentado todo, y
nada ha dado resultado!
—No tengo la menor idea de lo que usted está di-
ciendo! —dijo Alicia.
—Lo he intentado en las raíces de los árboles, y lo
he intentado en las riberas, y lo he intentado en los
setos —siguió la Paloma, sin escuchar lo que Alicia le
48decía—. ¡Pero siempre estas serpientes! ¡No hay modo
de librarse de ellas!
Alicia se sentía cada vez más confusa, pero pensó
que de nada serviría todo lo que ella pudiera decir
ahora y que era mejor esperar a que la Paloma termi-
nara su discurso.
—¡Como si no fuera ya bastante engorro empollar
los huevos! —dijo la Paloma—. ¡Encima hay que
guardarlos día y noche contra las serpientes! ¡No he
podido pegar ojo durante tres semanas!
—Siento mucho que sufra usted tantas molestias
—dijo Alicia, que empezaba a comprender el signifi-
cado de las palabras de la Paloma.
—¡Y justo cuando elijo el árbol más alto del bos-
que —continuó la Paloma, levantando la voz en un
chillido—, y justo cuando me creía por fin libre de
ellas, tienen que empezar a bajar culebreando desde
el cielo! ¡Qué asco de serpientes!
—Pero le digo que yo no soy una serpiente. Yo soy
una... Yo soy una...
—Bueno, qué eres, pues? —dijo la Paloma—. ¡Vea-
mos qué demonios inventas ahora!
—Soy... soy una niñita —dijo Alicia, llena de du-
das, pues tenía muy presente todos los cambios que
había sufrido a lo largo del día.
—¡A otro con este cuento! —respondió la Paloma,
en tono del más profundo desprecio—. He visto mon-
tones de niñitas a lo largo de mi vida, ¡pero ninguna
que tuviera un cuello como el tuyo! ¡No, no! Eres una
serpiente, y de nada sirve negarlo. ¡Supongo que aho-
ra me dirás que en tu vida te has zampado un huevo!
—Bueno, huevos sí he comido —reconoció Alicia,
que siempre decía la verdad—. Pero es que las niñas
también comen huevos, igual que las serpientes, sabe.
49—No lo creo —dijo la Paloma—, pero, si es verdad
que comen huevos, entonces no son más que una
variedad de serpientes, y eso es todo.
Era una idea tan nueva para Alicia, que quedó
muda durante uno o dos minutos, lo que dio oportu-
nidad a la Paloma de añadir:
—¡Estás buscando huevos! ¡Si lo sabré yo! ¡Y qué
más me da a mí que seas una niña o una serpiente?
—¡Pues a mí sí me da! —se apresuró a declarar
Alicia—. Y además da la casualidad de que no estoy
buscando huevos. Y aunque estuviera buscando hue-
vos, no querría los tuyos: no me gustan crudos.
—Bueno, pues entonces, lárgate —gruño la Palo-
ma, mientras se volvía a colocar en el nido.
Alicia se sumergió trabajosamente entre los árbo-
les. El cuello se le enredaba entre las ramas y tenía
que pararse a cada momento para liberarlo. Al cabo
de un rato, recordó que todavía tenía los pedazos de
seta, y puso cuidadosamente manos a la obra, mor-
disqueando primero uno y luego el otro, y creciendo
unas veces y decreciendo otras, hasta que consiguió
recuperar su estatura normal.
Hacía tanto tiempo que no había tenido un tama-
ño ni siquiera aproximado al suyo, que al principio se
le hizo un poco extraño. Pero no le costó mucho
acostumbrarse y empezó a hablar consigo misma
como solía.
—¡Vaya, he realizado la mitad de mi plan! ¡Qué
desconcertantes son estos cambios! ¡No puede estar
una segura de lo que va a ser al minuto siguiente! Lo
cierto es que he recobrado mi estatura normal. El
próximo objetivo es entrar en aquel precioso jardín...
Me pregunto cómo me las arreglaré para lograrlo.
50Mientras decía estas palabras, llegó a un claro del
bosque, donde se alzaba una casita de poco más de
un metro de altura.
—Sea quien sea el que viva allí —pensó Alicia—,
no puedo presentarme con este tamaño. ¡Se morirían
del susto!
Así pues, empezó a mordisquear una vez más el
pedacito de la mano derecha, Y no se atrevió a acer-
carse a la casita hasta haber reducido su propio ta-
maño a unos veinte centímetros.
51VI .
C ERDO Y PIMIENTA
Alicia se quedó mirando la casa uno o dos minutos, y
preguntándose lo que iba a hacer, cuando de repente
salió corriendo del bosque un lacayo con librea (a
Alicia le pareció un lacayo porque iba con librea; de
no ser así, y juzgando sólo por su cara, habría dicho
que era un pez) y golpeó enérgicamente la puerta con
los nudillos. Abrió la puerta otro lacayo de librea, con
una cara redonda y grandes ojos de rana. Y los dos
lacayos, observó Alicia, llevaban el pelo empolvado y
rizado. Le entró una gran curiosidad por saber lo que
estaba pasando y salió cautelosamente del bosque
para oír lo que decían.
El lacayo-pez empezó por sacarse de debajo del
brazo una gran carta, casi tan grande como él, y se la
entregó al otro lacayo, mientras decía en tono solemne:
—Para la Duquesa. Una invitación de la Reina para
jugar al croquet.
El lacayo-rana lo repitió, en el mismo tono solem-
ne, pero cambiando un poco el orden de las palabras:
—De la Reina. Una invitación para la Duquesa pa-
ra jugar al croquet.Después los dos hicieron una profunda reveren-
cia, y los empolvados rizos entrechocaron y se enre-
daron.
A Alicia le dio tal ataque de risa que tuvo que co-
rrer a esconderse en el bosque por miedo a que la
oyeran. Y, cuando volvió a asomarse, el lacayo-pez se
había marchado y el otro estaba sentado en el suelo
junto a la puerta, mirando estúpidamente el cielo.
Alicia se acercó tímidamente y llamó a la puerta.
—No sirve de nada llamar —dijo el lacayo—, y es-
to por dos razones. Primero, porque yo estoy en el
mismo lado de la puerta que tú; segundo, porque
están armando tal ruido dentro de la casa, que es
imposible que te oigan.
Y efectivamente del interior de la casa salía un
ruido espantoso: aullidos, estornudos y de vez en
cuando un estrepitoso golpe, como si un plato o una
olla se hubiera roto en mil pedazos.
—Dígame entonces, por favor —preguntó Alicia—,
qué tengo que hacer para entrar.
—Llamar a la puerta serviría de algo —siguió el la-
cayo sin escucharla—, si tuviéramos la puerta entre
nosotros dos. Por ejemplo, si tú estuvieras dentro,
podrías llamar, y yo podría abrir para que salieras,
sabes.
Había estado mirando todo el rato hacia el cielo,
mientras hablaba, y esto le pareció a Alicia decidida-
mente una grosería. «Pero a lo mejor no puede evitar-
lo», se dijo para sus adentros. «¡Tiene los ojos tan
arriba de la cabeza! Aunque por lo menos podría res-
ponder cuando se le pregunta algo».
—¿Qué tengo que hacer para entrar? —repitió
ahora en voz alta.
53—Yo estaré sentado aquí —observó el lacayo—
hasta mañana...
En este momento la puerta de la casa se abrió, y
un gran plato salió zumbando por los aires, en direc-
ción a la cabeza del lacayo: le rozó la nariz y fue a
estrellarse contra uno de los árboles que había de-
trás.
—... o pasado mañana, quizás —continuó el laca-
yo en el mismo tono de voz, como si no hubiese pa-
sado absolutamente nada.
—¿Qué tengo que hacer para entrar? —volvió a
preguntar Alicia alzando la voz.
—Pero ¿tienes realmente que entrar? —dijo el la-
cayo—. Esto es lo primero que hay que aclarar, sabes.
Era la pura verdad, pero a Alicia no le gustó nada
que se lo dijeran.
—¡Qué pesadez! —masculló para sí—. ¡Qué mane-
ra de razonar tienen todas estas criaturas! ¡Hay para
volverse loco!
Al lacayo le pareció ésta una buena oportunidad
para repetir su observación, con variaciones:
—Estaré sentado aquí —dijo— días y días.
—Pero ¿qué tengo que hacer yo? —insistió Alicia.
—Lo que se te antoje —dijo el criado, y empezó a
silbar.
—¡Oh, no sirve para nada hablar con él! —mur-
muró Alicia desesperada—. ¡Es un perfecto idiota!
Abrió la puerta y entró en la casa.
La puerta daba directamente a una gran cocina,
que estaba completamente llena de humo. En el cen-
tro estaba la Duquesa, sentada sobre un taburete de
tres patas y con un bebé en los brazos. La cocinera se
inclinaba sobre el fogón y revolvía el interior de un
enorme puchero que parecía estar lleno de sopa.
54—¡Esta sopa tiene por descontado demasiada pi-
mienta! —se dijo Alicia para sus adentros, mientras
soltaba el primer estornudo.
Donde si había demasiada pimienta era en el aire.
Incluso la Duquesa estornudaba de vez en cuando, y
el bebé estornudaba y aullaba alternativamente, sin
un momento de respiro. Los únicos seres que en
aquella cocina no estornudaban eran la cocinera y un
rollizo gatazo que yacía cerca del fuego, con una son-
risa de oreja a oreja.
—¿Por favor, podría usted decirme —preguntó Ali-
cia con timidez, pues no estaba demasiado segura de
que fuera correcto por su parte empezar ella la con-
versación— por qué sonríe su gato de esa manera?
—Es un gato de Cheshire —dijo la Duquesa—, por
eso sonríe. ¡Cochino!
Gritó esta última palabra con una violencia tan
repentina, que Alicia estuvo a punto de dar un salto,
pero en seguida se dio cuenta de que iba dirigida al
bebé, y no a ella, de modo que recobró el valor y si-
guió hablando.
—No sabía que los gatos de Cheshire estuvieran
siempre sonriendo. En realidad, ni siquiera sabía que
los gatos pudieran sonreír.
—Todos pueden —dijo la Duquesa—, y muchos lo
hacen.
—No sabía de ninguno que lo hiciera —dijo Alicia
muy amablemente, contenta de haber iniciado una
conversación.
—No sabes casi nada de nada —dijo la Duquesa—.
Eso es lo que ocurre.
A Alicia no le gustó ni pizca el tono de la obser-
vación, y decidió que sería oportuno cambiar de te-
ma. Mientras estaba pensando qué tema elegir, la co-
55cinera apartó la olla de sopa del fuego, y comenzó a
lanzar todo lo que caía en sus manos contra la Du-
quesa y el bebé: primero los hierros del hogar, des-
pués una lluvia de cacharros, platos y fuentes. La
Duquesa no dio señales de enterarse, ni siquiera
cuando los proyectiles la alcanzaban, y el bebé be-
rreaba ya con tanta fuerza que era imposible saber si
los golpes le dolían o no.
—¡Oh, por favor, tenga usted cuidado con lo que
hace! —gritó Alicia, mientras saltaba asustadísima
para esquivar los proyectiles—. ¡Le va a arrancar su
preciosa nariz! —añadió, al ver que un caldero extra-
ordinariamente grande volaba muy cerca de la cara
de la Duquesa.
—Si cada uno se ocupara de sus propios asuntos
—dijo la Duquesa en un gruñido—, el mundo giraría
mucho mejor y con menos pérdida de tiempo.
—Lo cual no supondría ninguna ventaja —inter-
vino Alicia, muy contenta de que se presentara una
oportunidad de hacer gala de sus conocimientos—. Si
la tierra girase más aprisa, ¡imagine usted el lío que
se armaría con el día y la noche! Ya sabe que la tierra
tarda veinticuatro horas en ejecutar un giro completo
sobre su propio eje...
—Hablando de ejecutar —interrumpió la Duque-
sa—, ¡que le corten la cabeza!
Alicia miró a la cocinera con ansiedad, para ver si
se disponía a hacer algo parecido, pero la cocinera
estaba muy ocupada revolviendo la sopa y no parecía
prestar oídos a la conversación, de modo que Alicia
se animó a proseguir su lección:
—Veinticuatro horas, creo, ¿o son doce? Yo...
—Tú vas a dejar de fastidiarme —dijo la Duque-
sa—. ¡Nunca he soportado los cálculos!
56Y empezó a mecer nuevamente al niño, mientras
le cantaba una especie de nana, y al final de cada ver-
so propinaba al pequeño una fuerte sacudida.
Grítale y zurra al niñito
si se pone a estornudar,
porque lo hace el bendito
sólo para fastidiar.
CORO
(Con participación de la cocinera y el bebé)
¡Gua! ¡Gua! ¡Gua!
Cuando comenzó la segunda estrofa, la Duquesa
lanzó al niño al aire, recogiéndolo luego al caer, con
tal violencia que la criatura gritaba a voz en cuello.
Alicia apenas podía distinguir las palabras:
A mi hijo le grito,
y si estornuda, ¡menuda paliza!
Porque, ¿es que acaso no le gusta
la pimienta cuando le da la gana?
CORO
¡Gua! ¡Gua! ¡Gua!
—¡Ea! ¡Ahora puedes mecerlo un poco tú, si quie-
res! —dijo la Duquesa al concluir la canción, mientras
le arrojaba el bebé por el aire—. Yo tengo que ir a
arreglarme para jugar al croquet con la Reina.
Y la Duquesa salió apresuradamente de la habita-
ción. La cocinera le tiró una sartén en el último ins-
tante, pero no la alcanzó.
57Alicia cogió al niño en brazos con cierta dificul-
tad, pues se trataba de una criaturita de forma extra-
ña y que forcejeaba con brazos y piernas en todas
direcciones, «como una estrella de mar», pensó Ali-
cia. El pobre pequeño resoplaba como una máquina
de vapor cuando ella lo cogió, y se encogía y se esti-
raba con tal furia que durante los primeros minutos
Alicia se las vio y deseó para evitar que se le escabu-
llera de los brazos.
En cuanto encontró el modo de tener el niño en
brazos (modo que consistió en retorcerlo en una es-
pecie de nudo, la oreja izquierda y el pie derecho
bien sujetos para impedir que se deshiciera), Alicia lo
sacó al aire libre. «Si no me llevo a este niño conmi-
go», pensó, «seguro que lo matan en un día o dos.
¿Acaso no sería un crimen dejarlo en esta casa?» Dijo
estas últimas palabras en alta voz, y el pequeño le
respondió con un gruñido (para entonces había deja-
do ya de estornudar).
—No gruñas —le riñó Alicia—. Ésa no es forma de
expresarse.
El bebé volvió a gruñir, y Alicia le miró la cara con
ansiedad, para ver si le pasaba algo. No había duda
de que tenía una nariz muy respingona, mucho más
parecida a un hocico que a una verdadera nariz.
Además los ojos se le estaban poniendo demasiado
pequeños para ser ojos de bebé. A Alicia no le gusta-
ba ni pizca el aspecto que estaba tomando aquello.
«A lo mejor es porque ha estado llorando», pensó, y
le miró de nuevo los ojos, para ver si había alguna
lágrima. No, no había lágrimas.
—Si piensas convertirte en un cerdito, cariño —di-
jo Alicia muy seria—, yo no querré saber nada conti-
go. ¡Conque ándate con cuidado!
58La pobre criaturita volvió a soltar un quejido (¿o
un gruñido? era imposible asegurarlo), y los dos an-
duvieron en silencio durante un rato.
Alicia estaba empezando a preguntarse a sí mis-
ma: «Y ahora, ¿qué voy a hacer yo con este chiquillo
al volver a mi casa?», cuando el bebé soltó otro gru-
ñido, con tanta violencia que volvió a mirarlo alar-
mada. Esta vez no cabía la menor duda: no era ni más
ni menos que un cerdito, y a Alicia le pareció que se-
ría absurdo seguir llevándolo en brazos.
Así pues, lo dejó en el suelo, y sintió un gran ali-
vio al ver que echaba a trotar y se adentraba en el
bosque.
«Si hubiera crecido», se dijo a sí misma, «hubiera
sido un niño terriblemente feo, pero como cerdito me
parece precioso». Y empezó a pensar en otros niños
que ella conocía y a los que les sentaría muy bien
convertirse en cerditos.
«¡Si supiéramos la manera de
transformarlos!», se estaba dicien-
do, cuando tuvo un ligero sobre-
salto al ver que el gato de Che-
shire estaba sentado en la rama
de un árbol muy próximo a ella.
El Gato, cuando vio a Alicia,
se limitó a sonreír. Parecía tener
buen carácter, pero también tenía
unas uñas muy largas Y muchí-
simos dientes, de modo que sería mejor tratarlo con
respeto.
—Minino de Cheshire —empezó Alicia tímida-
mente, pues no estaba del todo segura de si le gusta-
ría este tratamiento: pero el Gato no hizo más que
ensanchar su sonrisa, por lo que Alicia decidió que sí
59le gustaba—. Minino de Cheshire, ¿podrías decirme,
por favor, qué camino debo seguir para salir de aquí?
—Esto depende en gran parte del sitio al que quie-
ras llegar —dijo el Gato.
—No me importa mucho el sitio... —dijo Alicia.
—Entonces tampoco importa mucho el camino
que tomes —dijo el Gato.
—... siempre que llegue a alguna parte —añadió
Alicia como explicación.
—¡Oh, siempre llegarás a alguna parte —aseguró
el Gato—, si caminas lo suficiente!
A Alicia le pareció que esto no tenía vuelta de
hoja, y decidió hacer otra pregunta:
—¿Qué clase de gente vive por aquí?
—En esta dirección —dijo el Gato, haciendo un
gesto con la pata derecha— vive un Sombrerero. Y en
esta dirección —e hizo un gesto con la otra pata—
vive una Liebre de Marzo. Visita al que quieras: los
dos están locos.
—Pero es que a mí no me gusta tratar a gente loca
—protestó Alicia.
—Oh, eso no lo puedes evitar —repuso el Gato—.
Aquí todos estamos locos. Yo estoy loco. Tú estás
loca.
—¿Cómo sabes que yo estoy loca? —preguntó Ali-
cia.
—Tienes que estarlo afirmó el Gato—, o no habrí-
as venido aquí.
Alicia pensó que esto no demostraba nada. Sin
embargo, continuó con sus preguntas:
—¿Y cómo sabes que tú estás loco?
—Para empezar —repuso el Gato—, los perros no
están locos. ¿De acuerdo?
—Supongo que sí —concedió Alicia.
60—Muy bien. Pues en tal caso —siguió su razona-
miento el Gato—, ya sabes que los perros gruñen
cuando están enfadados, y mueven la cola cuando
están contentos. Pues bien, yo gruño cuando estoy
contento, y muevo la cola cuando estoy enfadado. Por
lo tanto, estoy loco.
—A eso yo le llamo ronronear, no gruñir —dijo
Alicia.
—Llámalo como quieras —dijo el Gato—. ¿Vas a
jugar hoy al croquet con la Reina?
—Me gustaría mucho —dijo Alicia—, pero por
ahora no me han invitado.
—Allí nos volveremos a ver —aseguró el Gato, y
se desvaneció.
A Alicia esto no la sorprendió demasiado, tan
acostumbrada estaba ya a que sucedieran cosas ra-
ras. Estaba todavía mirando hacia el lugar donde el
Gato había estado, cuando éste reapareció de golpe.
—A propósito, ¿qué ha pasado con el bebé? —pre-
guntó—. Me olvidaba de preguntarlo.
—Se convirtió en un cerdito —contestó Alicia sin
inmutarse, como si el Gato hubiera vuelto de la for-
ma más natural del mundo.
—Ya sabía que acabaría así —dijo el Gato, y des-
apareció de nuevo.
Alicia esperó un ratito, con la idea de que quizás
aparecería una vez más, pero no fue así, y, pasados
uno o dos minutos, la niña se puso en marcha hacia
la dirección en que le había dicho que vivía la Liebre
de Marzo.
—Sombrereros ya he visto algunos —se dijo para
sí—. La Liebre de Marzo será mucho más interesante.
Y además, como estamos en mayo, quizá ya no esté
61loca... o al menos quizá no esté tan loca como en
marzo.
Mientras decía estas palabras, miró hacia arriba, y
allí estaba el Gato una vez más, sentado en la rama
de un árbol.
—¿Dijiste cerdito o cardito? —preguntó el Gato.
—Dije cerdito —contestó Alicia—. ¡Y a ver si dejas
de andar apareciendo y desapareciendo tan de golpe!
¡Me da mareo!
—De acuerdo —dijo el Gato.
Y esta vez desapareció despacito, con mucha sua-
vidad, empezando por la punta de la cola y termi-
nando por la sonrisa, que permaneció un rato allí,
cuando el resto del Gato ya había desaparecido.
—¡Vaya! —se dijo Alicia—. He visto muchísimas
veces un gato sin sonrisa, ¡pero una sonrisa sin gato!
¡Es la cosa más rara que he visto en toda mi vida!
No tardó mucho en llegar a la casa de la Liebre de
Marzo. Pensó que tenía que ser forzosamente aquella
casa, porque las chimeneas tenían forma de largas
orejas y el techo estaba recubierto de piel. Era una
casa tan grande, que no se atrevió a acercarse sin dar
antes un mordisquito al pedazo de seta de la mano
izquierda, con lo que creció hasta una altura de unos
dos palmos. Aún así, se acercó con cierto recelo,
mientras se decía a sí misma:
—¿Y si estuviera loca de verdad? ¡Empiezo a pen-
sar que tal vez hubiera sido mejor ir a ver al Sombre-
rero!
62VII .
U NA MERIENDA DE LOCOS
Habían puesto la mesa debajo de un árbol, delante de
la casa, y la Liebre de Marzo y el Sombrerero estaban
tomando el té. Sentado entre ellos había un Lirón,
que dormía profundamente, y los otros dos lo hacían
servir de almohada, apoyando los codos sobre él, y
hablando por encima de su cabeza. «Muy incómodo
para el Lirón», pensó Alicia. «Pero como está dormi-
do, supongo que no le importa».
La mesa era muy grande, pero los tres se apretu-
jaban muy juntos en uno de los extremos.
—¡No hay sitio! —se pusieron a gritar, cuando vie-
ron que se acercaba Alicia.
—¡Hay un montón de sitio! —protestó Alicia in-
dignada, y se sentó en un gran sillón a un extremo de
la mesa.
—Toma un poco de vino —la animó la Liebre de
Marzo.
Alicia miró por toda la mesa, pero allí sólo había té.
—No veo ni rastro de vino —observó.
—Claro. No lo hay —dijo la Liebre de Marzo.
—En tal caso, no es muy correcto por su parte
andar ofreciéndolo —dijo Alicia enfadada.—Tampoco es muy correcto por tu parte sentarte
con nosotros sin haber sido invitada —dijo la Liebre
de Marzo.
—No sabía que la mesa era suya —dijo Alicia—.
Está puesta para muchas más de tres personas.
—Necesitas un buen corte de pelo —dijo el Som-
brerero.
Había estado observando a Alicia con mucha cu-
riosidad, y estas eran sus primeras palabras.
—Debería aprender usted a no hacer observacio-
nes tan personales —dijo Alicia con acritud—. Es de
muy mala educación.
Al oír esto, el Sombrerero abrió unos ojos como
naranjas, pero lo único que dijo fue:
—¿En qué se parece un cuervo a un escritorio?
«¡Vaya, parece que nos vamos a divertir!», pensó
Alicia. «Me encanta que hayan empezado a jugar a las
adivinanzas.» Y añadió en voz alta:
—Creo que sé la solución.
—¿Quieres decir que crees que puedes encontrar
la solución? —preguntó la Liebre de Marzo.
—Exactamente —con-
testó Alicia.
—Entonces debes de-
cir lo que piensas —siguió
la Liebre de Marzo.
—Ya lo hago —se apre-
suró a replicar Alicia—. O
al menos... al menos pien-
so lo que digo... Viene a ser lo mismo, ¿no?
—¿Lo mismo? ¡De ninguna manera! —dijo el Som-
brerero—. ¡En tal caso, sería lo mismo decir «veo lo
que como» que «como lo que veo»!
64—¡Y sería lo mismo decir —añadió la Liebre de
Marzo— «me gusta lo que tengo» que «tengo lo que
me gusta»!
—¡Y sería lo mismo decir —añadió el Lirón, que
parecía hablar en medio de sus sueños— «respiro
cuando duermo» que «duermo cuando respiro»!
—Es lo mismo en tu caso —dijo el Sombrerero.
Y aquí la conversación se interrumpió, y el pe-
queño grupo se mantuvo en silencio unos instantes,
mientras Alicia intentaba recordar todo lo que sabía
de cuervos y de escritorios, que no era demasiado.
El Sombrerero fue el primero en romper el silencio.
—¿Qué día del mes es hoy? —preguntó, dirigién-
dose a Alicia.
Se había sacado el reloj del bolsillo, y lo miraba
con ansiedad, propinándole violentas sacudidas y
llevándoselo una y otra vez al oído.
Alicia reflexionó unos instantes.
—Es día cuatro dijo por fin.
—¡Dos días de error! —se lamentó el Sombrerero
y, dirigiéndose amargamente a la Liebre de Marzo,
añadió—: ¡Ya te dije que la mantequilla no le sentaría
bien a la maquinaria!
—Era mantequilla de la mejor —replicó la Liebre
muy compungida.
—Sí, pero se habrán metido también algunas mi-
gajas —gruñó el Sombrerero—. No debiste utilizar el
cuchillo del pan.
La Liebre de Marzo cogió el reloj y lo miró con ai-
re melancólico: después lo sumergió en su taza de té,
y lo miró de nuevo. Pero no se le ocurrió nada mejor
que decir y repitió su primera observación:
—Era mantequilla de la mejor, sabes.
65Alicia había estado mirando por encima del hom-
bro de la Liebre con bastante curiosidad.
—¡Qué reloj más raro! —exclamó—. ¡Señala el día
del mes, y no señala la hora que es!
—¿Y por qué habría de hacerlo? —rezongó el Som-
brerero—. ¿Señala tu reloj el año en que estamos?
—Claro que no —reconoció Alicia con prontitud—.
Pero esto es porque está tanto tiempo dentro del
mismo año.
—Que es precisamente lo que le pasa al mío —di-
jo el Sombrerero.
Alicia quedó completamente desconcertada. Las
palabras del Sombrerero no parecían tener el menor
sentido.
—No acabo de comprender —dijo, tan amable-
mente como pudo.
—El Lirón se ha vuelto a dormir —dijo el Som-
brerero, y le echó un poco de té caliente en el hocico.
El Lirón sacudió la cabeza con impaciencia, y dijo,
sin abrir los ojos:
—Claro que sí, claro que sí. Es justamente lo que
yo iba a decir.
—¿Has encontrado la solución a la adivinanza?
—preguntó el Sombrerero, dirigiéndose de nuevo a
Alicia.
—No. Me doy por vencida. ¿Cuál es la solución?
—No tengo la menor idea —dijo el Sombrerero.
—Ni yo —dijo la Liebre de Marzo.
Alicia suspiró fastidiada.
—Creo que ustedes podrían encontrar mejor ma-
nera de matar el tiempo —dijo— que ir proponiendo
adivinanzas sin solución.
66—Si conocieras al Tiempo tan bien como lo co-
nozco yo —dijo el Sombrerero—, no hablarías de ma-
tarlo. ¡El Tiempo es todo un personaje!
—No sé lo que usted quiere decir —protestó Alicia.
—¡Claro que no lo sabes! —dijo el Sombrerero,
arrugando la nariz en un gesto de desprecio—. ¡Estoy
seguro de que ni siquiera has hablado nunca con el
Tiempo!
—Creo que no —respondió Alicia con cautela—.
Pero en la clase de música tengo que marcar el tiem-
po con palmadas.
—¡Ah, eso lo explica todo! —dijo el Sombrerero—.
El Tiempo no tolera que le den palmadas. En cambio,
si estuvieras en buenas relaciones con él, haría todo
lo que tú quisieras con el reloj. Por ejemplo, supón
que son las nueve de la mañana, justo la hora de em-
pezar las clases, pues no tendrías más que susurrarle
al Tiempo tu deseo y el Tiempo en un abrir y cerrar
de ojos haría girar las agujas de tu reloj. ¡La una y
media! ¡Hora de comer!
(«¡Cómo me gustaría que lo fuera ahora!», se dijo
la Liebre de Marzo para sí en un susurro).
—Sería estupendo, desde luego —admitió Alicia,
pensativa—. Pero entonces todavía no tendría ham-
bre, ¿no le parece?
—Quizá no tuvieras hambre al principio —dijo el
Sombrerero—. Pero es que podrías hacer que siguiera
siendo la una y media todo el rato que tú quisieras.
—¿Es esto lo que ustedes hacen con el Tiempo?
—preguntó Alicia.
El Sombrerero movió la cabeza con pesar.
—¡Yo no! —contestó—. Nos peleamos el pasado
marzo, justo antes de que ésta se volviera loca, sabes
(y señaló con la cucharilla hacia la Liebre de Marzo).
67—¿Ah, sí?— preguntó Alicia interesada.
—Sí. Sucedió durante el gran concierto que ofre-
ció la Reina de Corazones, y en el que me tocó cantar
a mí.
—¿Y que cantaste?— preguntó Alicia.
—Pues canté: «Brilla, brilla, ratita alada / ¿En que
estás tan atareada?» Porque esa canción la conocerás,
¿no?
—Quizá me suene de algo, pero no estoy segu-
ra— dijo Alicia.
—Tiene más estrofas —siguió el Sombrerero—.
Por ejemplo:
«Por sobre el Universo vas volando,
con una bandeja de teteras llevando.
Brilla, brilla... »
Al llegar a este punto, el Lirón se estremeció y
empezó a canturrear en sueños: «Brilla, brilla, brilla,
brilla...», y estuvo así tanto rato que tuvieron que dar-
le un buen pellizco para que se callara.
—Bueno —siguió contando su historia el Sombre-
rero—. Lo cierto es que apenas había terminado yo la
primera estrofa, cuando la Reina se puso a gritar:
«¡Vaya forma estúpida de matar el tiempo! ¡Que le
corten la cabeza!»
—¡Qué barbaridad! ¡Vaya fiera! —exclamó Alicia.
—Y desde entonces —añadió el Sombrerero con
una voz tristísima—, el Tiempo cree que quise matar-
lo y no quiere hacer nada por mí. Ahora son siempre
las seis de la tarde.
Alicia comprendió de repente todo lo que allí ocu-
rría.
68—¿Es ésta la razón de que haya tantos servicios
de té encima de la mesa? —preguntó.
—Sí, ésta es la razón —dijo el Sombrerero con un
suspiro—. Siempre es la hora del té, y no tenemos
tiempo de lavar la vajilla entre té y té.
—¿Y lo que hacen es ir dando la vuelta a la mesa,
verdad? —preguntó Alicia.
—Exactamente —admitió el Sombrerero—, a me-
dida que vamos ensuciando las tazas.
—Pero, ¿qué pasa cuando llegan de nuevo al prin-
cipio de la mesa? —se atrevió a preguntar Alicia.
—¿Y si cambiáramos de conversación? —los inte-
rrumpió la Liebre de Marzo con un bostezo—. Estoy
harta de todo este asunto. Propongo que esta señori-
ta nos cuente un cuento.
—Mucho me temo que no sé ninguno —se apresu-
ró a decir Alicia, muy alarmada ante esta proposi-
ción.
—¡Pues que lo haga el Lirón! —exclamaron el Som-
brerero y la Liebre de Marzo—. ¡Despierta, Lirón!
Y empezaron a darle pellizcos uno por cada lado.
El Lirón abrió lentamente los ojos.
—No estaba dormido —aseguró con voz ronca y
débil—. He estado escuchando todo lo que decíais,
amigos.
—¡Cuéntanos un cuento! —dijo la Liebre de Marzo.
—¡Sí, por favor! —imploró Alicia.
—Y date prisa —añadió el Sombrerero—. No vayas
a dormirte otra vez antes de terminar.
—Había una vez tres hermanitas empezó apresu-
radamente el Lirón—, y se llamaban Elsie, Lacie y Ti-
lie, y vivían en el fondo de un pozo...
69—¿Y de qué se alimentaban? —preguntó Alicia,
que siempre se interesaba mucho por todo lo que
fuera comer y beber.
—Se alimentaban de melaza —contestó el Lirón,
después de reflexionar unos segundos.
—No pueden haberse alimentado de melaza, sabe
—observó Alicia con amabilidad—. Se habrían puesto
enfermísimas.
—Y así fue —dijo el Lirón—. Se pusieron de lo más
enfermísimas.
Alicia hizo un esfuerzo por imaginar lo que sería
vivir de una forma tan extraordinaria, pero no lo veía
ni pizca claro, de modo que siguió preguntando:
—Pero, ¿por qué vivían en el fondo de un pozo?
—Toma un poco más de té —ofreció solícita la
Liebre de Marzo.
—Hasta ahora no he tomado nada —protestó Ali-
cia en tono ofendido—, de modo que no puedo tomar
más.
—Quieres decir que no puedes tomar menos —pun-
tualizó el Sombrerero—. Es mucho más fácil tomar
más que nada.
—Nadie le pedía su opinión —dijo Alicia.
—¿Quién está haciendo ahora observaciones per-
sonales? —preguntó el Sombrerero en tono triunfal.
Alicia no supo qué contestar a esto. Así pues, op-
tó por servirse un poco de té y pan con mantequilla.
Y después, se volvió hacia el Lirón y le repitió la
misma pregunta: —¿Por qué vivían en el fondo de un
pozo?
El Lirón se puso a cavilar de nuevo durante uno o
dos minutos, y entonces dijo:
—Era un pozo de melaza.
—¡No existe tal cosa!
70Alicia había hablado con energía, pero el Sombre-
rero y la Liebre de Marzo la hicieron callar con sus
«¡Chst! ¡Chst!», mientras el Lirón rezongaba indignado:
—Si no sabes comportarte con educación, mejor
será que termines tú el cuento.
—No, por favor, ¡continúe! —dijo Alicia en tono
humilde—. No volveré a interrumpirle. Puede que en
efecto exista uno de estos pozos.
—¡Claro que existe uno! —exclamó el Lirón indig-
nado. Pero, sin embargo, estuvo dispuesto a seguir
con el cuento—. Así pues, nuestras tres hermanitas...
estaban aprendiendo a dibujar, sacando...
—¿Qué sacaban? —preguntó Alicia, que ya había
olvidado su promesa.
—Melaza —contestó el Lirón, sin tomarse esta vez
tiempo para reflexionar.
—Quiero una taza limpia —les interrumpió el
Sombrerero—. Corrámonos todos un sitio.
Se cambió de silla mientras hablaba, y el Lirón le
siguió: la Liebre de Marzo pasó a ocupar el sitio del
Lirón, y Alicia ocupó a regañadientes el asiento de la
Liebre de Marzo. El Sombrerero era el único que salía
ganando con el cambio, y Alicia estaba bastante peor
que antes, porque la Liebre de Marzo acababa de de-
rramar la leche dentro de su plato.
Alicia no quería ofender otra vez al Lirón, de mo-
do que empezó a hablar con mucha prudencia:
—Pero es que no lo entiendo. ¿De dónde sacaban
la melaza?
—Uno puede sacar agua de un pozo de agua —di-
jo el Sombrerero—, ¿por qué no va a poder sacar me-
laza de un pozo de melaza? ¡No seas estúpida!
71—Pero es que ellas estaban dentro, bien adentro
—le dijo Alicia al Lirón, no queriéndose dar por
enterada de las últimas palabras del Sombrerero.
—Claro que lo estaban —dijo el Lirón—. Estaban
de lo más requetebién.
Alicia quedó tan confundida al ver que el Lirón
había entendido algo distinto a lo que ella quería de-
cir, que no volvió a interrumpirle durante un ratito.
—Nuestras tres hermanitas estaban aprendiendo,
pues, a dibujar —siguió el Lirón, bostezando y fro-
tándose los ojos, porque le estaba entrando un sueño
terrible—, y dibujaban todo tipo de cosas... todo lo
que empieza con la letra M...
—¿Por qué con la M? —preguntó Alicia.
—¿Y por qué no? —preguntó la Liebre de Marzo.
Alicia guardó silencio.
Para entonces, el Lirón había cerrado los ojos y
empezaba a cabecear. Pero, con los pellizcos del Som-
brerero, se despertó de nuevo, soltó un gritito y si-
guió la narración: —... lo que empieza con la letra M,
como matarratas, mundo, memoria y mucho... muy,
en fin todas esas cosas. Mucho, digo, porque ya sa-
bes, como cuando se dice «un mucho más que un
menos». ¿Habéis visto alguna vez el dibujo de un
«mucho»?
—Ahora que usted me lo pregunta —dijo Alicia,
que se sentía terriblemente confusa—, debo recono-
cer que yo no pienso...
—¡Pues si no piensas, cállate! —la interrumpió el
Sombrerero.
Esta última grosería era más de lo que Alicia po-
día soportar; se levantó muy disgustada y se alejó de
allí. El Lirón cayó dormido en el acto, y ninguno de
los otros dio la menor muestra de haber advertido su
72marcha, aunque Alicia miró una o dos veces hacia
atrás, casi esperando que la llamaran. La última vez
que los vio estaban intentando meter al Lirón dentro
de la tetera.
—¡Por nada del mundo volveré a poner los pies en
ese lugar! —se dijo Alicia, mientras se adentraba en
el bosque—. ¡Es la merienda más estúpida a la que he
asistido en toda mi vida!
Mientras decía estas palabras, descubrió que uno
de los árboles tenía una puerta en el tronco.
—¡Qué extraño! —pensó—. Pero todo es extraño
hoy. Creo que lo mejor será que entre en seguida.
Y entró en el árbol.
Una vez más se encontró en el gran vestíbulo,
muy cerca de la mesita de cristal. «Esta vez haré las
cosas mucho mejor», se dijo a sí misma. Y empezó
por coger la llavecita de oro y abrir la puerta que da-
ba al jardín. Entonces se puso a mordisquear cuida-
dosamente la seta (se había guardado un pedazo en
el bolsillo), hasta que midió poco más de un palmo.
Entonces se adentró por el estrecho pasadizo. Y en-
tonces... entonces estuvo por fin en el maravilloso
jardín, entre las flores multicolores y las frescas
fuentes.
73VIII .
E L CROQUET DE LA REINA
Un gran rosal se alzaba cerca de la entrada del jardín:
sus rosas eran blancas, pero había allí tres jardineros
ocupados en pintarlas de rojo. A Alicia le pareció
muy extraño, y se acercó para averiguar lo que pasa-
ba, y al acercarse a ellos oyó que uno de los jardine-
ros decía:
—¡Ten cuidado, Cinco! ¡No me salpiques así de
pintura!
—No es culpa mía —dijo Cinco, en tono dolido—.
Siete me ha dado un golpe en el codo.
Ante lo cual, Siete levantó los ojos dijo:
—¡Muy bonito, Cinco! ¡Échale siempre la culpa a
los demás!
—¡Mejor será que calles esa boca! —dijo Cinco—.
¡Ayer mismo oí decir a la Reina que debían cortarte la
cabeza!
—¿Por qué? —preguntó el que había hablado en
primer lugar.
—¡Eso no es asunto tuyo, Dos! —dijo Siete.
—¡Sí es asunto suyo! —protestó Cinco—. Y voy a
decírselo: fue por llevarle a la cocinera bulbos de tu-
lipán en vez de cebollas.Siete tiró la brocha al suelo y estaba empezando a
decir: «¡Vaya! De todas las injusticias...», cuando sus
ojos se fijaron casualmente en Alicia, que estaba allí
observándolos, y se calló en el acto. Los otros dos se
volvieron también hacia ella, y los tres hicieron una
profunda reverencia.
—¿Querrían hacer el favor de decirme —empezó
Alicia con cierta timidez— por qué están pintando
estas rosas?
Cinco y Siete no dijeron nada, pero miraron a Dos.
Dos empezó en una vocecita temblorosa:
—Pues, verá usted, señorita, el hecho es que esto
tenía que haber sido un rosal rojo, y nosotros plan-
tamos uno blanco por equivocación, y, si la Reina lo
descubre, nos cortarán a todos la cabeza, sabe. Así
que, ya ve, señorita, estamos haciendo lo posible, an-
tes de que ella llegue, para...
En este momento, Cinco, que había estado miran-
do ansiosamente por el jardín, gritó: «¡La Reina! ¡La
Reina!», y los tres jardineros se arrojaron inmediata-
mente de bruces en el suelo. Se oía un ruido de mu-
chos pasos, y Alicia miró a su alrededor, ansiosa por
ver a la Reina.
Primero aparecieron diez soldados, enarbolando
tréboles. Tenían la misma forma que los tres jardine-
ros, oblonga y plana, con las manos y los pies en las
esquinas. Después seguían diez cortesanos, adorna-
dos enteramente con diamantes, y formados, como
los soldados, de dos en dos. A continuación venían
los infantes reales; eran también diez, y avanzaban
saltando, cogidos de la mano de dos en dos, adorna-
dos con corazones. Después seguían los invitados,
casi todos reyes y reinas, y entre ellos Alicia recono-
ció al Conejo Blanco: hablaba atropelladamente, muy
75nervioso, sonriendo sin ton ni son, y no advirtió la
presencia de la niña. A continuación venía el Valet de
Corazones, que llevaba la corona del Rey sobre un
cojín de terciopelo carmesí. Y al final de este esplén-
dido cortejo avanzaban EL REY Y LA REINA DE CO-
RAZONES.
Alicia estaba dudando si debería o no echarse de
bruces como los tres jardineros, pero no recordaba
haber oído nunca que tuviera uno que hacer algo así
cuando pasaba un desfile. «Y además», pensó, «¿de
qué serviría un desfile, si todo el mundo tuviera que
echarse de bruces, de modo que no pudiera ver na-
da?» Así pues, se quedó quieta donde estaba, y esperó.
Cuando el cortejo llegó a la altura de Alicia, todos
se detuvieron y la miraron, y la Reina preguntó seve-
ramente:
—¿Quién es ésta?
La pregunta iba dirigida al Valet de Corazones,
pero el Valet no hizo más que inclinarse y sonreír por
toda respuesta.
—¡Idiota! —dijo la Reina, agitando la cabeza con
impaciencia, y, volviéndose hacia Alicia, le pregun-
tó—: ¿Cómo te llamas, niña?
—Me llamo Alicia, para servir a Su Majestad —con-
testó Alicia en un tono de lo más cortés, pero añadió
para sus adentros: «Bueno, a fin de cuentas, no son
más que una baraja de cartas. ¡No tengo por qué sen-
tirme asustada!»
—¿Y quiénes son éstos? —siguió preguntando la
Reina, mientras señalaba a los tres jardineros que
yacían en torno al rosal.
Porque, claro, al estar de bruces sólo se les veía la
parte de atrás, que era igual en todas las cartas de la
76baraja, y la Reina no podía saber si eran jardineros, o
soldados, o cortesanos, o tres de sus propios hijos.
—¿Cómo voy a saberlo yo? —replicó Alicia, asom-
brada de su propia audacia—. ¡No es asunto mío!
La Reina se puso roja de furia, y, tras dirigirle una
mirada fulminante y feroz, empezó a gritar:
—¡Que le corten la cabeza! ¡Que le corten...!
—¡Tonterías! —exclamó Alicia, en voz muy alta y
decidida.
Y la Reina se calló.
El Rey le puso la mano en el brazo, y dijo con ti-
midez:
—Considera, cariño, que sólo se trata de una niña!
La Reina se desprendió furiosa de él, y dijo al Va-
let:
—¡Dales la vuelta a éstos!
Y así lo hizo el Valet, muy cuidadosamente, con
un pie.
—¡Arriba! —gritó la Reina, en voz fuerte y deto-
nante.
Y los tres jardineros se pusieron en pie de un sal-
to, y empezaron a hacer profundas reverencias al
Rey, a la Reina, a los infantes reales, al Valet y a todo
el mundo.
—¡Basta ya! —gritó la Reina—. ¡Me estáis poniendo
nerviosa! —Y después, volviéndose hacia el rosal, con-
tinuó—: ¡Qué diablos habéis estado haciendo aquí?
—Con la venia de Su Majestad —empezó a expli-
car Dos, en tono muy humilde, e hincando en el suelo
una rodilla mientras hablaba—, estábamos intentan-
do...
—¡Ya lo veo! —estalló la Reina, que había estado
examinando las rosas ¡Que les corten la cabeza!
77Y el cortejo se puso de nuevo en marcha, aunque
tres soldados se quedaron allí para ejecutar a los
desgraciados jardineros, que corrieron a refugiarse
junto a Alicia.
—¡No os cortarán la cabeza! —dijo Alicia, y los
metió en una gran maceta que había allí cerca.
Los tres soldados estuvieron algunos minutos
dando vueltas por allí, buscando a los jardineros, y
después se marcharon tranquilamente tras el cortejo.
—¿Han perdido sus cabezas? —gritó la Reina.
—Sí, sus cabezas se han perdido, con la venia de
Su Majestad —gritaron los soldados como respuesta.
—¡Muy bien! —gritó la Reina—. ¿Sabes jugar al
croquet?
Los soldados guardaron silencio, y volvieron la
mirada hacia Alicia, porque era evidente que la pre-
gunta iba dirigida a ella.
—¡Sí! —gritó Alicia.
—¡Pues andando! —vociferó la Reina.
Y Alicia se unió al cortejo, preguntándose con
gran curiosidad qué iba a suceder a continuación.
—Hace... ¡hace un día espléndido! —murmuró a su
lado una tímida vocecilla.
Alicia estaba andando al lado del Conejo Blanco,
que la miraba con ansiedad.
—Mucho —dijo Alicia—. ¿Dónde está la Duquesa?
—¡Chitón! ¡Chitón! —dijo el Conejo en voz baja y
apremiante. Miraba ansiosamente a sus espaldas
mientras hablaba, y después se puso de puntillas,
acercó el hocico a la oreja de Alicia y susurró—: Ha
sido condenada a muerte.
—¿Por qué motivo? —quiso saber Alicia.
—¿Has dicho «pobrecilla»? —preguntó el Conejo.
78—No, no he dicho eso. No creo que sea ninguna
«pobrecilla». He dicho: «¿Por qué motivo?»
—Le dio un sopapo a la Reina... —empezó a decir
el Conejo, y a Alicia le dio un ataque de risa—. ¡Chi-
tón! ¡Chitón! —suplicó el Conejo con una vocecilla
aterrada—. ¡Va a oírte la Reina! Lo ocurrido fue que la
Duquesa llegó bastante tarde, y la Reina dijo...
—¡Todos a sus sitios! —gritó la Reina con voz de
trueno.
Y todos se pusieron a correr en todas direcciones,
tropezando unos con otros. Sin embargo, unos minu-
tos después ocupaban sus sitios, y empezó el partido.
Alicia pensó que no había visto un campo de cro-
quet tan raro como aquel en toda su vida. Estaba lle-
no de montículos y de surcos. Las bolas eran erizos
vivos, los mazos eran flamencos vivos, y los soldados
tenían que doblarse y ponerse a cuatro patas para
formar los aros.
La dificultad más grave con
que Alicia se encontró al prin-
cipio fue manejar a su flamenco.
Logró dominar al pajarraco me-
tiéndoselo debajo del brazo, con
las patas colgando detrás, pero
casi siempre, cuando había lo-
grado enderezarle el largo cuello
y estaba a punto de darle un
buen golpe al erizo con la cabeza
del flamenco, éste torcía el cuello y la miraba dere-
chamente a los ojos con tanta extrañeza, que Alicia
no podía contener la risa. Y cuando le había vuelto a
bajar la cabeza y estaba dispuesta a empezar de nue-
vo, era muy irritante descubrir que el erizo se había
desenroscado y se alejaba arrastrándose. Por si todo
79esto no bastara, siempre había un montículo o un
surco en la dirección en que ella quería lanzar al eri-
zo, y, como además los soldados doblados en forma
de aro no paraban de incorporarse y largarse a otros
puntos del campo, Alicia llegó pronto a la conclusión
de que se trataba de una partida realmente difícil.
Los jugadores jugaban todos a la vez, sin esperar
su turno, discutiendo sin cesar y disputándose los
erizos. Y al poco rato la Reina había caído en un pa-
roxismo de furor y andaba de un lado a otro dando
patadas en el suelo y gritando a cada momento «¡Que
le corten a éste la cabeza!» o «¡Que le corten a ésta la
cabeza!».
Alicia empezó a sentirse incómoda: a decir verdad
ella no había tenido todavía ninguna disputa con la
Reina, pero sabía que podía suceder en cualquier ins-
tante. «Y entonces», pensaba, «¿qué será de mí? Aquí
todo lo arreglan cortando cabezas. Lo extraño es que
quede todavía alguien con vida!» Estaba buscando
pues alguna forma de escapar, y preguntándose si
podría irse de allí sin que la vieran, cuando advirtió
una extraña aparición en el aire.
Al principio quedó muy desconcertada, pero, des-
pués de observarla unos minutos, descubrió que se
trataba de una sonrisa, y se dijo:
—Es el Gato de Cheshire. Ahora tendré alguien
con quien poder hablar.
—¿Qué tal estás? —le dijo el Gato, en cuanto tuvo
hocico suficiente para poder hablar.
Alicia esperó hasta que aparecieron los ojos, y en-
tonces le saludó con un gesto. «De nada servirá que
le hable», pensó, «hasta que tenga orejas, o al menos
una de ellas». Un minuto después había aparecido
toda la cabeza, y entonces Alicia dejó en el suelo su
80flamenco y empezó a contar lo que, ocurría en el jue-
go, muy contenta de tener a alguien que la escuchara.
El Gato creía sin duda que su parte visible era ya su-
ficiente, y no apareció nada más.
—Me parece que no juegan ni un poco limpio —em-
pezó Alicia en tono quejumbroso—, y se pelean de un
modo tan terrible que no hay quien se entienda, y no
parece que haya ninguna regla... Y, si las hay, nadie
hace caso de ellas... Y no puedes imaginar qué lío es
el que las cosas estén vivas. Por ejemplo, allí va el aro
que me tocaba jugar ahora, ¡justo al otro lado del
campo! ¡Y le hubiera dado ahora mismo al erizo de la
Reina, pero se largó cuando vio que se acercaba el
mío!
—¿Qué te parece la Reina? —dijo el Gato en voz
baja.
—No me gusta nada —dijo Alicia . Es tan exagera-
da... —En este momento, Alicia advirtió que la Reina
estaba justo detrás de ella, escuchando lo que decía,
de modo que siguió—: ...tan exageradamente dada a
ganar, que no merece la pena terminar la partida.
La Reina sonrió y reanudó su camino.
—¿Con quién estás hablando? —preguntó el Rey,
acercándose a Alicia y mirando la cabeza del Gato
con gran curiosidad.
—Es un amigo mío... un Gato de Cheshire —dijo
Alicia—. Permita que se lo presente.
—No me gusta ni pizca su aspecto —aseguró el
Rey—. Sin embargo, puede besar mi mano si así lo
desea.
—Prefiero no hacerlo —confesó el Gato.
—No seas impertinente —dijo el Rey—, ¡y no me
mires de esta manera!
Y se refugió detrás de Alicia mientras hablaba.
81—Un gato puede mirar cara a cara a un rey —sen-
tenció Alicia—. Lo he leído en un libro, pero no re-
cuerdo cuál.
—Bueno, pues hay que eliminarlo —dijo el Rey
con decisión, y llamó a la Reina, que precisamente
pasaba por allí—. ¡Querida! ¡Me gustaría que elimina-
ras a este gato!
Para la Reina sólo existía un modo de resolver los
problemas, fueran grandes o pequeños.
—¡Que le corten la cabeza! —ordenó, sin moles-
tarse siquiera en echarle una ojeada.
—Yo mismo iré a buscar al verdugo —dijo el Rey
apresuradamente. Y se alejó corriendo de allí.
Alicia pensó que sería mejor que ella volviese al
juego y averiguase cómo iba la partida, pues oyó a lo
lejos la voz de la Reina, que aullaba de furor.
Acababa de dictar sentencia de muerte contra tres
de los jugadores, por no haber jugado cuando les
tocaba su turno. Y a Alicia no le gustaba ni pizca el
aspecto que estaba tomando todo aquello, porque la
partida había llegado a tal punto de confusión que le
era imposible saber cuándo le tocaba jugar y cuándo
no. Así pues, se puso a buscar su erizo.
El erizo se había enzarzado en una pelea con otro
erizo, y esto le pareció a Alicia una excelente ocasión
para hacer una carambola: la única dificultad era que
su flamenco se había largado al otro extremo del jar-
dín, y Alicia podía verlo allí, aleteando torpemente en
un intento de volar hasta las ramas de un árbol.
Cuando hubo recuperado a su flamenco y volvió
con él, la pelea había terminado, y no se veía rastro
de ninguno de los erizos. «Pero esto no tiene dema-
siada importancia», pensó Alicia, «ya que todos los
aros se han marchado de esta parte del campo». Así
82pues, sujetó bien al flamenco debajo del brazo, para
que no volviera a escaparse, y se fue a charlar un po-
co más con su amigo.
Cuando volvió junto al Gato de Cheshire, quedó
sorprendida al ver que un gran grupo de gente se
había congregado a su alrededor. El verdugo, el Rey y
la Reina discutían acaloradamente, hablando los tres
a la vez, mientras los demás guardaban silencio y
parecían sentirse muy incómodos.
En cuanto Alicia entró en escena, los tres se diri-
gieron a ella para que decidiera la cuestión, y le die-
ron sus argumentos. Pero, como hablaban todos a la
vez, se le hizo muy difícil entender exactamente lo
que le decían.
La teoría del verdugo era que resultaba imposible
cortar una cabeza si no había cuerpo del que cortarla;
decía que nunca había tenido que hacer una cosa pa-
recida en el pasado y que no iba a empezar a hacerla
a estas alturas de su vida.
La teoría del Rey era que todo lo que tenía una
cabeza podía ser decapitado, y que se dejara de decir
tonterías.
La teoría de la Reina era que si no solucionaba el
problema inmediatamente, haría cortar la cabeza a
cuantos la rodeaban. (Era esta última amenaza la que
hacía que todos tuvieran un aspecto grave y asusta-
do.) A Alicia sólo se le ocurrió decir:
—El Gato es de la Duquesa. Lo mejor será pregun-
tarle a ella lo que debe hacerse con él.
—La Duquesa está en la cárcel —dijo la Reina al
verdugo—. Ve a buscarla.
Y el verdugo partió como una flecha.
La cabeza del Gato empezó a desvanecerse a par-
tir del momento en que el verdugo se fue, y, cuando
83éste volvió con la Duquesa, había desaparecido to-
talmente. Así pues, el Rey y el verdugo empezaron a
corretear de un lado a otro en busca del Gato, mien-
tras el resto del grupo volvía a la partida de croquet.
84IX .
L A HISTORIA DE LA FALSA TORTUGA
—¡No sabes lo contenta que estoy de volver a verte,
querida mía! —dijo la Duquesa, mientras cogía a Ali-
cia cariñosamente del brazo y se la llevaba a pasear
con ella.
Alicia se alegró de encontrarla de tan buen hu-mor,
y pensó para sus adentros que quizá fuera sólo la pi-
mienta lo que la tenía hecha una furia cuando se co-
nocieron en la cocina. «Cuando yo sea Duquesa», se
dijo (aunque no con demasiadas esperanzas de llegar
a serlo), «no tendré ni una pizca de pimienta en mi
cocina. La sopa está muy bien sin pimienta... A lo me-
jor es la pimienta lo que pone a la gente de mal
humor», siguió pensando, muy contenta de haber
hecho un nuevo descubrimiento, «y el vinagre lo que
hace a las personas agrias.,. y la manzanilla lo que las
hace amargas... y... el regaliz y las golosinas lo que
hace que los niños sean dulces. ¡Ojalá la gente lo su-
piera! Entonces no serían tan tacaños con los dulces...»
Entretanto, Alicia casi se había olvidado de la Du-
quesa, y tuvo un pequeño sobresalto cuando oyó su
voz muy cerca de su oído.—Estás pensando en algo, querida, y eso hace que
te olvides de hablar. No puedo decirte en este instan-
te la moraleja de esto, pero la recordaré en seguida.
—Quizá no tenga moraleja —se atrevió a observar
Alicia.
—¡Calla, calla, criatura! —dijo la Duquesa—. Todo
tiene una moraleja, sólo falta saber encontrarla.
Y se apretujó más estrechamente contra Alicia
mientras hablaba. A Alicia no le gustaba mucho te-
nerla tan cerca: primero, porque la Duquesa era muy
fea; y, segundo, porque tenía exactamente la estatura
precisa para apoyar la barbilla en el hombro de Ali-
cia, y era una barbilla puntiaguda de lo más desagra-
dable.
Sin embargo, como no le gustaba ser grosera, lo
soportó lo mejor que pudo.
—La partida va ahora un poco mejor —dijo, en un
intento de reanudar la conversación.
—Así es —afirmó la Duquesa—, y la moraleja de
esto es... «Oh, el amor, el amor. El amor hace girar el
mundo.»
—Cierta persona dijo —rezongó Alicia— que el
mundo giraría mejor si cada uno se ocupara de sus
propios asuntos.
—Bueno, bueno. En el fondo viene a ser lo mismo
—dijo la Duquesa, y hundió un poco más la puntia-
guda barbilla en el hombro de Alicia al añadir—: Y la
moraleja de esto es...
«¡Qué manía en buscarle a todo una moraleja!»,
pensó Alicia.
—Me parece que estás sorprendida de que no te
pase el brazo por la cintura —dijo la Duquesa tras
unos instantes de silencio—. La razón es que tengo
86mis dudas sobre el carácter de tu flamenco. ¿Quieres
que intente el experimento?
—A lo mejor le da un picotazo —replicó pruden-
temente Alicia, que no tenía las menores ganas de
que se intentara el experimento.
—Es verdad —reconoció la Duquesa—. Los fla-
mencos y la mostaza pican. Y la moraleja de esto es:
«Pájaros de igual plumaje hacen buen maridaje».
—Sólo que la mostaza no es un pájaro —observó
Alicia.
—Tienes toda la razón —dijo la Duquesa—. ¡Con
qué claridad planteas las cuestiones!
—Es un mineral, creo —dijo Alicia.
—Claro que lo es —asintió la Duquesa, que pare-
cía dispuesta a estar de acuerdo con todo lo que de-
cía Alicia—. Hay una gran mina de mostaza cerca de
aquí. Y la moraleja de esto es...
—¡Ah, ya me acuerdo! —exclamó Alicia, que no
había prestado atención a este último comentario—.
Es un vegetal. No tiene aspecto de serlo, pero lo es.
—Enteramente de acuerdo —dijo la Duquesa—, y
la moraleja de esto es: «Sé lo que quieres parecer» o,
si quieres que lo diga de un modo más simple: «Nun-
ca imagines ser diferente de lo que a los demás pu-
dieras parecer o hubieses parecido ser si les hubiera
parecido que no fueses lo que eres».
—Me parece que esto lo entendería mejor —dijo
Alicia amablemente— si lo viera escrito, pero tal co-
mo usted lo dice no puedo seguir el hilo.
—¡Esto no es nada comparado con lo que yo podría
decir si quisiera! —afirmó la Duquesa con orgullo.
—¡Por favor, no se moleste en decirlo de una ma-
nera más larga! —imploró Alicia.
87—¡Oh, no hables de molestias! —dijo la Duquesa—.
Te regalo con gusto todas las cosas que he dicho has-
ta este momento.
«¡Vaya regalito!», pensó Alicia. «¡Menos mal que
no existen regalos de cumpleaños de este tipo!» Pero
no se atrevió a decirlo en voz alta.
—¿Otra vez pensativa? —preguntó la Duquesa,
hundiendo un poco más la afilada barbilla en el
hombro de Alicia.
—Tengo derecho a pensar, ¿no? —replicó Alicia
con acritud, porque empezaba a estar harta de la Du-
quesa.
—Exactamente el mismo derecho dijo la Duque-
sa— que el que tienen los cerdos a volar, y la mora...
Pero en este punto, con gran sorpresa de Alicia, la
voz de la Duquesa se perdió en un susurro, precisa-
mente en medio de su palabra favorita, «moraleja», y
el brazo con que tenía cogida a Alicia empezó a tem-
blar. Alicia levantó los ojos, y vio que la Reina estaba
delante de ellas, con los brazos cruzados y el ceño
tempestuoso.
—¡Hermoso día, Majestad! —empezó a decir la
Duquesa en voz baja y temblorosa.
—Ahora vamos a dejar las cosas bien claras rugió
la Reina, dando una patada en el suelo mientras
hablaba—: ¡O tú o tu cabeza tenéis que desaparecer
del mapa! ¡Y en menos que canta un gallo! ¡Elige!
La Duquesa eligió, y desapareció a toda prisa.
—Y ahora volvamos al juego —le dijo la Reina a
Alicia.
Alicia estaba demasiado asustada para decir esta
boca es mía, pero siguió dócilmente a la Reina hacia
el campo de croquet.
88Los otros invitados habían aprovechado la ausen-
cia de la Reina, y se habían tumbado a la sombra, pe-
ro, en cuanto la vieron, se apresuraron a volver al
juego, mientras la Reina se limitaba a señalar que un
segundo de retraso les costaría la vida.
Todo el tiempo que estuvieron jugando, la Reina
no dejó de pelearse con los otros jugadores, ni dejó
de gritar «¡Que le corten a éste la cabeza!» o «¡Que le
corten a ésta la cabeza!» Aquellos a los que condena-
ba eran puestos bajo la vigilancia de soldados, que
naturalmente tenían que dejar de hacer de aros, de
modo que al cabo de una media hora no quedaba ni
un solo aro, y todos los jugadores, excepto el Rey, la
Reina y Alicia, estaban arrestados y bajo sentencia de
muerte.
Entonces la Reina abandonó la partida, casi sin
aliento, y le preguntó a Alicia :
—¿Has visto ya a la Falsa Tortuga?
—No —dijo Alicia—. Ni siquiera sé lo que es una
Falsa Tortuga.
—¿Nunca has comido sopa de tortuga? —pre-
guntó la Reina—. Pues hay otra sopa que parece de
tortuga pero no es de auténtica tortuga. La Falsa Tor-
tuga sirve para hacer esta sopa.
—Nunca he visto ninguna, ni he oído hablar de
ella —dijo Alicia.
—¡Andando, pues! —ordenó la Reina—. Y la Falsa
Tortuga te contará su historia.
Mientras se alejaban juntas, Alicia oyó que el Rey
decía en voz baja a todo el grupo: «Quedáis todos
perdonados.» «¡Vaya, eso sí que está bien!», se dijo
Alicia, que se sentía muy inquieta por el gran número
de ejecuciones que la Reina había ordenado.
89Al poco rato llegaron junto a un Grifo, que yacía
profundamente dormido al sol. (Si no sabéis lo que es
un grifo, mirad el dibujo).
—¡Arriba, perezoso! —ordenó la Reina—. Y acom-
paña a esta señorita a ver a la Falsa Tortuga y a que
oiga su historia. Yo tengo que volver para vigilar unas
cuantas ejecuciones que he ordenado.
Y se alejó de allí, dejando a Alicia sola con el Gri-
fo. A Alicia no le gustaba nada el aspecto de aquel
bicho, pero pensó que, a fin de cuentas, quizás estu-
viera más segura si se quedaba con él que si volvía
atrás con el basilisco de la Reina. Así pues, esperó.
El Grifo se incorporó y se frotó los ojos; después
estuvo mirando a la Reina hasta que se perdió de vis-
ta; después soltó una carcajada burlona.
—¡Tiene gracia! —dijo el Grifo, medio para sí, me-
dio dirigiéndose a Alicia.
—¿Qué es lo que tiene gracia? —preguntó Alicia.
—Ella —contestó el Grifo. Todo son fantasías su-
yas. Nunca ejecutan a nadie, sabes. ¡Vamos!
«Aquí todo el mundo da órdenes», pensó Alicia,
mientras lo seguía con desgana.
90«¡No había recibido tantas órdenes en toda mi vi-
da! ¡Jamás!»No habían andado mucho cuando vieron
a la Falsa Tortuga a lo lejos, sentada triste y solitaria
sobre una roca, y, al acercarse, Alicia pudo oír que
suspiraba como si se le partiera el corazón. Le dio
mucha pena.
—¿Qué desgracia le ha ocurrido? —preguntó al
Grifo.
Y el Grifo contestó, casi con las mismas palabras
de antes:
—Todo son fantasías suyas. No le ha ocurrido nin-
guna desgracia, sabes. ¡Vamos!
Así pues, llegaron junto a la Falsa Tortuga, que
los miró con sus grandes ojos llenos de lágrimas,
pero no dijo nada.
—Aquí esta señorita —explicó el Grifo— quiere
conocer tu historia.
—Voy a contársela —dijo la Falsa Tortuga en voz
grave y quejumbrosa—. Sentaos los dos, y no digáis
ni una sola palabra hasta que yo haya terminado.
Se sentaron pues, y durante unos minutos nadie
habló. Alicia se dijo para sus adentros: «No entiendo
cómo va a poder terminar su historia, si no se decide
a empezarla». Pero esperó pacientemente.
—Hubo un tiempo —dijo por
fin la Falsa Tortuga, con un pro-
fundo suspiro— en que yo era una
tortuga de verdad.
Estas palabras fueron seguidas
por un silencio muy largo, roto só-
lo por uno que otro graznido del
Grifo y por los constantes sollozos
de la Falsa Tortuga.
91Alicia estaba a punto de levantarse y de decir:
«Muchas gracias, señora, por su interesante historia»,
pero no podía dejar de pensar que tenía forzosamen-
te que seguir algo más, conque siguió sentada y no
dijo nada.
—Cuando éramos pequeñas —siguió por fin la
Falsa Tortuga, un poco más tranquila, pero sin poder
todavía contener algún sollozo—, íbamos a la escuela
del mar. El maestro era una vieja tortuga a la que
llamábamos Galápago.
—¿Por qué lo llamaban Galápago, si no era un ga-
lápago? —preguntó Alicia.
—Lo llamábamos Galápago porque siempre esta-
ba diciendo que tenía a «gala» enseñar en una escuela
de «pago» —explicó la Falsa Tortuga de mal humor—.
¡Realmente eres una niña bastante tonta!
—Tendrías que avergonzarte de ti misma por pre-
guntar cosas tan evidentes —añadió el Grifo.
Y el Grifo y la Falsa Tortuga permanecieron sen-
tados en silencio, mirando a la pobre Alicia, que hu-
biera querido que se la tragara la tierra. Por fin el Gri-
fo le dijo a la Falsa Tortuga:
—Sigue con tu historia, querida. ¡No vamos a pa-
sarnos el día en esto!
Y la Falsa Tortuga siguió con estas palabras:
—Sí, íbamos a la escuela del mar, aunque tú no lo
creas...
—¡Yo nunca dije que no lo creyera! —la interrum-
pió Alicia.
—Sí lo hiciste —dijo la Falsa Tortuga. —¡Cállate
esa boca! —añadió el Grifo, antes de que Alicia pudie-
ra volver a hablar.
La Falsa Tortuga siguió:
92—Recibíamos una educación perfecta... En reali-
dad, íbamos a la escuela todos los días...
—También yo voy a la escuela todos los días —di-
jo Alicia—. No hay motivo para presumir tanto.
—¿Una escuela con clases especiales? —preguntó
la Falsa Tortuga con cierta ansiedad.
—Sí —contestó Alicia. Tenemos clases especiales
de francés y de música.
—¿Y lavado? —preguntó la Falsa Tortuga.
—¡Claro que no! —protestó Alicia indignada.
—¡Ah! En tal caso no vas en realidad a una buena
escuela —dijo la Falsa Tortuga en tono de alivio—. En
nuestra escuela había clases especiales de francés,
música y lavado.
—No han debido servirle de gran cosa —observó
Alicia—, viviendo en el fondo del mar.
—Yo no tuve ocasión de aprender —dijo la Falsa
Tortuga con un suspiro—. Sólo asistí a las clases nor-
males.
—¿Y cuáles eran ésas? —preguntó Alicia interesada.
—Nos enseñaban a beber y a escupir, naturalmen-
te. Y luego, las diversas materias de la aritmética: a
saber, fumar, reptar, feificar y sobre todo la dimisión.
—Jamás oí hablar de feificar —respondió Alicia.
El Grifo se alzó sobre dos patas, muy asombrado:
—¡Cómo! ¿Nunca aprendiste a feificar? Por lo me-
nos sabrás lo que significa "embellecer".
—Pues... eso sí, quiere decir hacer algo más bello
de lo que es.
—Pues —respondió el Grifo triunfalmente—, si no
sabes ahora lo que quiere decir feificar es que estás
completamente tonta.
93Con lo cual cerró la boca a Alicia, la que ya no se
atrevió a seguir preguntando lo que significaban las
cosas. Dijo a la Falsa Tortuga:
—¿Qué otras cosas aprendías allí?
—Pues aprendía Histeria, Histeria Antigua y
Moderna. También Mareografía, y Dibujo. El profesor
era un congrio que venía a darnos clase una vez por
semana y que nos enseñó eso, más otras cosas, como
la tintura al bóleo.
—¿Y eso qué es? —preguntó Alicia.
—No puedo hacerte una demostración, ya que
ahora estoy muy baja de forma —respondió la Falsa
Tortuga. Y el Grifo, como él mismo podrá decirte,
nunca aprendió a tintar al bóleo.
—Nunca tuve tiempo suficiente —se excusó el
Grifo—. Pero sí que iba a las clases de Letras. Y te-
níamos un maestro que era un gran maestro, un vie-
jo cangrejo.
—Nunca fui a sus clases —dijo la Falsa Tortuga
lloriqueando—, dicen que enseñaba patín y riego.
—Sí, sí que lo hacía —respondió el Grifo. Y las dos
se taparon la cabeza con las patas, muy solivianta-
das.
—¿Cuántas horas al día duraban esas lecciones?
—preguntó Alicia interesada, aunque no lograba en-
tender mucho qué eran aquellas asignaturas tan ra-
ras, o si es que no sabían pronunciar. Tintura al bóleo
debería ser pintura al óleo, y patín y riego serían La-
tín y Griego, pero lo que es las otras, se le escapaban.
—Teníamos diez horas al día el primer día. Luego,
el segundo día, nueve y así sucesivamente.
—Pues me resulta un horario muy extraño —ob-
servó la niña.
94—Por eso se llamaban cursos, no entiendes nada.
Se llamaban cursos porque se acortaban de día en día.
Eso resultaba nuevo para Alicia y antes de hacer
una nueva pregunta le dio unas cuantas vueltas al
asunto. Por fin preguntó:
—Entonces, el día once, sería fiesta, claro.
—Naturalmente que sí —respondió la Falsa Tor-
tuga.
—¿Y el duodécimo?
—Basta de cursos ya —ordenó el Grifo autorita-
riamente—. Cuéntale ahora algo sobre los juegos.
95X .
E L BAILE DE LA LANGOSTA
La Falsa Tortuga suspiró profundamente y se enjugó
una lágrima con la aleta. Antes de hablar, miró a Ali-
cia durante bastante tiempo, mientras los sollozos
casi la ahogaban.
—Se te ha atragantado un hueso, parece —dijo el
Grifo poco respetuoso. Y se puso a darle golpes en la
concha por la parte de la espalda.
Por fin la Tortuga recobró la voz y reanudó su na-
rración, solo que las lágrimas resbalaban por su vieja
cara arrugada.
—Tú acaso no hayas vivido mucho tiempo en el
fondo del mar...
—Desde luego que no —dijo Alicia.
—Y quizá no hayas entrado nunca en contacto
con una langosta.
Alicia empezó a decir: «Una vez comí...», pero se
interrumpió a toda prisa por si alguien se sentía
ofendido.
—No, nunca —respondió.
Pues entonces, ¡no puedes tener ni idea de lo
agradable que resulta el Baile de la Langosta.
—No —reconoció Alicia—. ¿Qué clase de baile es
ése?—Verás —dijo el Grifo—, primero se forma una
línea a lo largo de la playa...
—¡Dos líneas! —gritó la Falsa Tortuga—. Focas,
tortugas y demás. Entonces, cuando se han quitado
todas las medusas de en medio...
—Cosa que por lo general lleva bastante tiempo
—interrumpió el Grifo.
—... se dan dos pasos al frente...
—¡Cada uno con una langosta de pareja! —gritó el
Grifo.
—Por supuesto —dijo la Falsa Tortuga—. Se dan
dos pasos al frente, se forman parejas...
—...se cambia de langosta, y se retrocede en el
mismo orden —siguió el Grifo.
—Entonces —siguió la Falsa Tortuga— se lanzan
las...
—¡Las langostas! —exclamó el Grifo con entusias-
mo, dando un salto en el aire.
—...lo más lejos que se pueda en el mar...
—¡Y a nadar tras ellas! —chilló el Grifo.
—¡Se da un salto mortal en el mar! —gritó la Falsa
Tortuga, dando palmadas de entusiasmo.
—¡Se cambia otra vez de langosta! —aulló el Grifo.
—Se vuelve a la playa, y... aquí termina la primera
figura —dijo la Falsa Tortuga, mientras bajaba repen-
tinamente la voz.
Y las dos criaturas, que habían estado dando sal-
tos y haciendo cabriolas durante toda la explicación,
se volvieron a sentar muy tristes y tranquilas, y mira-
ron a Alicia.
—Debe de ser un baile precioso —dijo Alicia con
timidez.
—¿Te gustaría ver un poquito cómo se baila? —
propuso la Falsa Tortuga.
97—Claro, me gustaría muchísimo —dijo Alicia.
—¡Ea, vamos a intentar la primera figura! —le dijo
la Falsa Tortuga al Grifo—. Podemos hacerlo sin lan-
gostas, sabes. ¿Quién va a cantar?
—Cantarás tú —dijo el Grifo—. Yo he olvidado la
letra.
Empezaron pues a bailar solemnemente alrededor
de Alicia, dándole un pisotón cada vez que se acerca-
ban demasiado y llevando el compás con las patas
delanteras, mientras la Falsa Tortuga entonaba len-
tamente y con melancolía:
«¿Por qué no te mueves más aprisa?»
le preguntó una pescadilla a un caracol.
«Porque tengo tras mí un delfín
pisoteándome el talón.»
¡Mira lo contentas que se ponen
las langostas y tortugas al andar!
Nos esperan en la playa
¡Venga! ¡Baila y déjate llevar!
¡Venga, baila, venga, baila,
venga, baila y déjate llevar!
¡Baila, venga, baila, venga,
baila, venga y déjate llevar!
¡No te puedes imaginar
qué agradable es el baile
cuando nos arrojan
con las langostas hacia el mar!
Pero el caracol respondía siempre:
«¡Demasiado lejos, demasiado lejos!»
y ni siquiera se preocupaba de mirar.
No quería bailar, no quería bailar,
no quería bailar...
98—Muchas gracias. Es un baile muy interesante —di-
jo Alicia, cuando vio con alivio que el baile había
terminado—. ¡Y me ha gustado mucho esta canción
de la pescadilla!
—Oh, respecto a la pescadilla... —dijo la Falsa
Tortuga—. Las pescadillas son... Bueno, supongo que
tú ya habrás visto alguna.
—Sí —respondió Alicia—, las he visto a menudo
en la cen...
Pero se contuvo a tiempo y guardó silencio.
—No sé qué es eso de cen —dijo la Falsa Tortu-
ga—, pero, si las has visto tan a menudo, sabrás na-
turalmente cómo son.
—Creo que sí —respondió Alicia pensativa. Llevan
la cola dentro de la boca y van cubiertas de pan ra-
llado.
—Te equivocas en lo del pan —dijo la Falsa Tor-
tuga—. En el mar el pan rallado desaparecería en se-
guida. Pero es verdad que llevan la cola dentro de la
boca, y la razón es... —Al llegar a este punto la Falsa
Tortuga bostezó y cerró los ojos—. Cuéntale tú la
razón de todo esto —añadió, dirigiéndose al Grifo.
—La razón es —dijo el Grifo— que las pescadillas
quieren participar con las langostas en el baile. Y por
lo tanto las arrojan al mar. Y por lo tanto tienen que
ir a caer lo más lejos posible. Y por lo tanto se cogen
bien las colas con la boca. Y por lo tanto no pueden
después volver a sacarlas. Eso es todo.
—Gracias —dijo Alicia—. Es muy interesante. Nun-
ca había sabido tantas cosas sobre las pescadillas.
—Pues aún puedo contarte más cosas sobre
ellas— dijo el Grifo.— ¿A que no sabes por qué las
pescadillas son blancas?
99—No, y jamás me lo he preguntado, la verdad
¿Por qué son blancas?
—Pues porque sirven para darle brillo a los zapa-
tos y las botas, por eso, por lo blancas que son— res-
pondió el Grifo muy satisfecho.
Alicia permaneció asombrada, con la boca abierta.
—Para sacar brillo— repetía estupefacta—. No me
lo explico.
—Pero, claro. ¿A ver? ¿Cómo se limpian los zapa-
tos? Vamos, ¿cómo se les saca brillo?
Alicia se miró los pies, pensativa, y vaciló antes de
dar una explicación lógica.
—Con betún negro, creo.
—Pues bajo el mar, a los zapatos se les da blanco
de pescadilla —respondió el Grifo sentenciosamen-
te.— Ahora ya lo sabes.
—¿Y de que están hechos?
—De mero y otros peces, vamos hombre, si cual-
quier gamba sabría responder a esa pregunta —res-
pondió el Grifo con impaciencia.
—Si yo hubiera sido una pescadilla, le hubiera di-
cho al delfín: «Haga el favor de marcharse, porque no
deseamos estar con usted»— dijo Alicia pensando en
una estrofa de la canción.
—No —respondió la Falsa Tortuga—. No tenían
más remedio que estar con él, ya que no hay ningún
pez que se respete que no quiera ir acompañado de
un delfín.
—¿Eso es así? —preguntó Alicia muy sorprendida.
—¡Claro que no! —replicó la Falsa Tortuga—. Si a
mí se me acercase un pez y me dijera que marchaba
de viaje, le preguntaría primeramente: «¿Y con qué
delfín vas?»
Alicia se quedó pensativa. Luego aventuró:
100—No sería en realidad que le dijera ¿con qué fin?
—¡Digo lo que digo! —aseguró la Tortuga ofendida.
—Y ahora —dijo el Grifo, dirigiéndose a Alicia—,
cuéntanos tú alguna de tus aventuras.
—Puedo contaros mis aventuras... a partir de esta
mañana —dijo Alicia con cierta timidez—. Pero no
serviría de nada retroceder hasta ayer, porque ayer
yo era otra persona.
—¡Es un galimatías! Explica todo esto —dijo la
Falsa Tortuga.
—¡No, no! Las aventuras primero —exclamó el
Grifo con impaciencia—, las explicaciones ocupan de-
masiado tiempo.
Así pues, Alicia empezó a contar sus aventuras a
partir del momento en que vio por primera vez al
Conejo Blanco. Al principio estaba un poco nerviosa,
porque las dos criaturas se pegaron a ella, una a cada
lado, con ojos y bocas abiertos como naranjas, pero
fue cobrando valor a medida que avanzaba en su re-
lato. Sus oyentes guardaron un silencio completo
hasta que llegó el momento en que le había recitado
a la Oruga el poema aquél de «Has envejecido, Padre
Guillermo...» que en realidad le había salido muy dis-
tinto de lo que era. Al llegar a este punto, la Falsa
Tortuga dio un profundo suspiro y dijo:
—Todo eso me parece muy curioso.
—No puede ser más curioso —remachó el Grifo.
—Te salió tan diferente... —repitió la Tortuga—,
que me gustaría que nos recitases algo ahora.
Se volvió al Grifo.
—Dile que empiece.
El Grifo indicó:
—Ponte en pie y recita eso de «Es la voz del pere-
zoso...»
101—Pero, ¡cuántas órdenes me dan estas criaturas!
—dijo Alicia en voz baja—. Parece como si me estu-
vieran haciendo repetir las lecciones. Para esto lo
mismo me daría estar en la escuela.
Pero se puso en pie y comenzó obedientemente a
recitar el poema. Mientras tanto, no dejaba de darle
vueltas en su cabeza a la danza de las langostas y en
realidad apenas sabía lo que estaba diciendo. Y así le
resultó lo que recitaba:
La voz de la Langosta
he oído declarar:
Me han tostado demasiado
y ahora tendré que ponerme azúcar.
Lo mismo que el pato hace con los párpados
hace la langosta con su nariz:
ajustarse el cinturón y abotonarse
mientras tuerce los tobillos.
Cuando la arena está seca
Está feliz, tanto como una perdiz,
y habla con desprecio del tiburón.
Pero cuando la marea sube
y los tiburones la cercan,
se le quiebra la voz
Y sólo sabe balbucear.
El Grifo dijo:
—No lo oía así yo cuando era niño. Resulta distinto.
—Puede ser, aunque lo cierto es que yo jamás he
oído ese poema —dijo la Falsa Tortuga—, pero el ca-
so es que me suena a disparates.
Alicia no contestó. Se cubrió la cara con las ma-
nos, tras sentarse de nuevo y se preguntó si sería
102posible que nada pudiera suceder allí de una manera
natural.
—Veamos, me gustaría escuchar una explicación
lógica —dijo la Falsa Tortuga.
—No sabe explicarlo— intervino el Grifo.— Pero,
bueno, prosigue con la siguiente estrofa.
—Pero— insistió la Tortuga—, ¿qué hay de los
tobillos? ¿Cómo podía torcérselos con la nariz?
—Se trata de la primera posición de todo el baile
—aclaró Alicia que, sin embargo, no comprendía na-
da de lo que estaba sucediendo, y deseaba cambiar el
tema de la conversación.
—¡Prosigue con la siguiente estrofa!— reclamó el
Grifo—. Si no me equivoco es la que comienza di-
ciendo: «Pasé por su jardín...»
Alicia obedeció, aunque estaba segura de que to-
do iba a seguir saliendo tergiversado. Con voz tem-
blorosa dijo:
Pasé por su jardín
y con un solo ojo
pude observar muy bien
cómo el búho y la pantera
estaban repartiéndose un pastel.
La pantera se llevó la pasta,
la carne y el relleno,
mientras que al búho le tocaba
sólo la fuente que contenía el pastel.
Cuando terminaron de comérselo,
al búho le tocaba
sólo la fuente que contenía el pastel.
Cuando terminaron de comérselo,
el búho como regalo,
se llevó en el bolsillo la cucharilla,
103en tanto la pantera, con el cuchillo y el tenedor,
terminaba el singular banquete.
—Lo que digo yo —dijo la Tortuga, —es ¿de qué
nos sirve tanto recitar y recitar? ¿Si no explicas el
significado de los que estás diciendo! ¡Bueno! ¡Esto es
lo más confuso que he oído en mi vida!
—Desde luego —asintió el Grifo—. Creo que lo
mejor será que lo dejes.
Y Alicia se alegró muchísimo.
—¿Intentamos otra figura del Baile de la Langos-
ta? —siguió el Grifo—. ¿O te gustaría que la Falsa
Tortuga te cantara otra canción?
—¡Otra canción, por favor, si la Falsa Tortuga fue-
se tan amable! —exclamó Alicia, con tantas prisas
que el Grifo se sintió ofendido.
—¡Vaya! —murmuró en tono dolido—. ¡Sobre gus-
tos no hay nada escrito! ¿Quieres cantarle «Sopa de
Tortuga», amiga mía?
La Falsa Tortuga dio un profundo suspiro y em-
pezó a cantar con voz ahogada por los sollozos:
Hermosa sopa, en la sopera,
tan verde y rica, nos espera.
Es exquisita, es deliciosa.
¡Sopa de noche, hermosa sopa!
¡Hermoooo-sa soooo-pa!
¡Hermooo~-sa soooo-pa!
¡Soooo-pa de la noooo-che!
¡Hermosa, hermosa sopa!
—¡Canta la segunda estrofa! —exclamó el Grifo.
Y la Falsa Tortuga acababa de empezarla, cuando
se oyó a lo lejos un grito de «¡Se abre el juicio!»
104—¡Vamos! —gritó el Grifo. Y, cogiendo a Alicia de la
mano, echó a correr, sin esperar el final de la canción.
—¿Qué juicio es éste? —jadeó Alicia mientras co-
rrían.
Pero el Grifo se limitó a contestar: «¡Vamos! », y se
puso a correr aún más aprisa, mientras, cada vez más
débiles, arrastradas por la brisa que les seguía, les
llegaban las melancólicas palabras:
¡Soooo-pa de la noooo-che!
¡Hermosa, hermosa sopa!
105XI .
¿Q UIÉN ROBO LAS TARTAS ?
Cuando llegaron, el Rey y la Reina de Corazones es-
taban sentados en sus tronos, y había una gran mul-
titud congregada a su alrededor: toda clase de pajari-
llos y animalitos, así como la baraja de cartas com-
pleta. El Valet estaba de pie ante ellos, encadenado,
con un soldado a cada lado para vigilarlo. Y cerca del
Rey estaba el Conejo Blanco, con una trompeta en
una mano y un rollo de pergamino en la otra. Justo
en el centro de la sala había una mesa y encima de
ella una gran bandeja de tartas: tenían tan buen as-
pecto que a Alicia se le hizo agua la boca al verlas.
«¡Ojalá el juicio termine pronto», pensó, «y repartan
la merienda!» Pero no parecía haber muchas posibili-
dades de que así fuera, y Alicia se puso a mirar lo
que ocurría a su alrededor, para matar el tiempo.
No había estado nunca en una corte de justicia,
pero había leído cosas sobre ellas en los libros, y se
sintió muy satisfecha al ver que sabía el nombre de
casi todo lo que allí había.
—Aquel es el juez —se dijo a sí misma—, porque
lleva esa gran peluca.El Juez, por cierto, era el Rey; y como llevaba la
corona encima de la peluca, no parecía sentirse muy
cómodo, y desde luego no tenía buen aspecto.
—Y aquello es el estrado del jurado —pensó Ali-
cia—, y esas doce criaturas (se vio obligada a decir
«criaturas», sabéis, porque algunos eran animales de
pelo y otros eran pájaros) supongo que son los
miembros del jurado.
Repitió esta última palabra dos o tres veces para
sí, sintiéndose orgullosa de ella: Alicia pensaba, y con
razón, que muy pocas niñas de su edad podían saber
su significado.
Los doce jurados estaban escribiendo afanosa-
mente en unas pizarras.
—¿Qué están haciendo? —le susurró Alicia al Gri-
fo—. No pueden tener nada que anotar ahora, antes
de que el juicio haya empezado.
—Están anotando sus nombres —susurró el Grifo
como respuesta—, no vaya a ser que se les olviden
antes de que termine el juicio.
—¡Bichejos estúpidos! —empezó a decir Alicia en
voz alta e indignada.
Pero se detuvo rápidamente al oír que el Conejo
Blanco gritaba: «¡Silencio en la sala!», y al ver que el
Rey se calaba los anteojos y miraba severamente a su
alrededor para descubrir quién era el que había ha-
blado.
Alicia pudo ver, tan bien como si estuviera mi-
rando por encima de sus hombros, que todos los
miembros del jurado estaban escribiendo «¡bichejos
estúpidos!» en sus pizarras, e incluso pudo darse
cuenta de que uno de ellos no sabía cómo se escribía
«bichejo» y tuvo que preguntarlo a su vecino. «¡Me-
107nudo lío habrán armado en sus pizarras antes de que
el juicio termine!», pensó Alicia.
Uno de los miembros del jurado tenía una tiza
que chirriaba. Naturalmente esto era algo que Alicia
no podía soportar, así pues dio la vuelta a la sala, se
colocó a sus espaldas, y encontró muy pronto opor-
tunidad de arrebatarle la tiza. Lo hizo con tanta habi-
lidad que el pobrecillo jurado (era Bill, la Lagartija) no
se dio cuenta en absoluto de lo que había sucedido
con su tiza; y así, después de buscarla por todas par-
tes, se vio obligado a escribir con un dedo el resto de
la jornada; y esto no servía de gran cosa, pues no de-
jaba marca alguna en la pizarra.
—¡Heraldo, lee la acusación! —dijo el Rey.
Y entonces el Conejo Blanco dio tres toques de
trompeta, y desenrolló el pergamino, y leyó lo que
sigue:
La Reina cocinó varias tartas
un día de verano azul,
el Valet se apoderó de esas
tartas
Y se las llevó a Estambul.
—¡Considerad vuestro vere-
dicto! —dijo el Rey al jurado.
—¡Todavía no! ¡Todavía no!
le interrumpió apresuradamente el Conejo—. ¡Hay
muchas otras cosas antes de esto!
—Llama al primer testigo —dijo el Rey.
Y el Conejo dio tres toques de trompeta y gritó:
—¡Primer testigo!
108El primer testigo era el Sombrerero. Compareció
con una taza de té en una mano y un pedazo de pan
con mantequilla en la otra.
—Os ruego me perdonéis, Majestad —empezó—,
por traer aquí estas cosas, pero no había terminado
de tomar el té, cuando fui convocado a este juicio.
—Debías haber terminado —dijo el Rey—. ¿Cuán-
do empezaste?
El Sombrerero miró a la Liebre de Marzo, que, del
brazo del Lirón, lo había seguido hasta allí.
—Me parece que fue el catorce de marzo.
—El quince —dijo la Liebre de Marzo.
—El dieciséis —dijo el Lirón.
—Anotad todo esto —ordenó el Rey al jurado.
Y los miembros del jurado se apresuraron a es-
cribir las tres fechas en sus pizarras, y después su-
maron las tres cifras y redujeron el resultado a cheli-
nes y peniques.
—Quítate tu sombrero —ordenó el Rey al Sombre-
rero.
—No es mío, Majestad —dijo el Sombrero.
—¡Sombrero robado! —exclamó el Rey, volviéndo-
se hacia los miembros del jurado, que inmediatamen-
te tomaron nota del hecho.
—Los tengo para vender —añadió el Sombrerero
como explicación—. Ninguno es mío. Soy sombrerero.
Al llegar a este punto, la Reina se caló los ante-
ojos y empezó a examinar severamente al Sombrere-
ro, que se puso pálido y se echó a temblar.
—Di lo que tengas que declarar —exigió el Rey—,
y no te pongas nervioso, o te hago ejecutar en el acto.
Esto no pareció animar al testigo en absoluto: se
apoyaba ora sobre un pie ora sobre el otro, miraba
inquieto a la Reina, y era tal su confusión que dio un
109tremendo mordisco a la taza de té creyendo que se
trataba del pan con mantequilla.
En este preciso momento Alicia experimentó una
sensación muy extraña, que la desconcertó terrible-
mente hasta que comprendió lo que era: había vuelto
a empezar a crecer. Al principio pensó que debía le-
vantarse y abandonar la sala, pero lo pensó mejor y
decidió quedarse donde estaba mientras su tamaño
se lo permitiera.
—Haz el favor de no empujar tanto —dijo el Li-
rón, que estaba sentado a su lado—. Apenas puedo
respirar.
—No puedo evitarlo —contestó humildemente Ali-
cia—. Estoy creciendo.
—No tienes ningún derecho a crecer aquí —dijo el
Lirón.
—No digas tonterías —replicó Alicia con más
brío—. De sobra sabes que también tú creces.
—Sí, pero yo crezco a un ritmo razonable —dijo el
Lirón—, y no de esta manera grotesca.
Se levantó con aire digno y fue a situarse al otro
extremo de la sala.
Durante todo este tiempo, la Reina no le había
quitado los ojos de encima al Sombrerero, y, justo en
el momento en que el Lirón cruzaba la sala, ordenó a
uno de los ujieres de la corte:
—¡Tráeme la lista de los cantantes del último con-
cierto!
Lo que produjo en el Sombrerero tal ataque de
temblor que las botas se le salieron de los pies.
—Di lo que tengas que declarar —repitió el Rey
muy enfadado—, o te hago ejecutar ahora mismo,
estés nervioso o no lo estés.
110—Soy un pobre hombre, Majestad... —empezó a
decir el Sombrerero en voz temblorosa— y no había
empezado aún a tomar el té... no debe hacer siquiera
una semana... y las rebanadas de pan con mantequilla
se hacían cada vez más delgadas... y el titileo del té...
—¿El titileo de qué? —preguntó el Rey.
—El titileo empezó con el té —contestó el Som-
brerero.
—¡Querrás decir que titileo empieza con la T! —re-
plicó el Rey con aspereza—. ¿Crees que no sé orto-
grafía? ¡Sigue!
—Soy un pobre hombre... —siguió el Sombrere-
ro— y otras cosas empezaron a titilar después de
aquello... pero la Liebre de Marzo dijo...
—¡Yo no dije eso! —se apresuró a interrumpirle la
Liebre de Marzo.
—¡Lo dijiste! —gritó el Sombrerero.
—¡Lo niego! —dijo la Liebre de Marzo.
—Ella lo niega —dijo el Rey—. Tachad esta parte.
—Bueno, en cualquier caso, el Lirón dijo... —si-
guió el Sombrerero, y miró ansioso a su alrededor,
para ver si el Lirón también lo negaba, pero el Lirón
no negó nada, porque estaba profundamente dormi-
do—. Después de esto —continuó el Sombrerero—,
cogí un poco más de pan con mantequilla...
—¿Pero qué fue lo que dijo el Lirón? —preguntó
uno de los miembros del jurado.
—De esto no puedo acordarme —dijo el Sombre-
rero.
—Tienes que acordarte —subrayó el Rey—, o haré
que te ejecuten.
El desgraciado Sombrerero dejó caer la taza de té
y el pan con mantequilla, y cayó de rodillas.
—Soy un pobre hombre, Majestad —empezó.
111—Lo que eres es un pobre orador —dijo sarcásti-
co el Rey.
Al llegar a este punto uno de los conejillos de in-
dias empezó a aplaudir, y fue inmediatamente repri-
mido por los ujieres de la corte. (Como eso de «re-
primir» puede resultar difícil de entender, voy a ex-
plicar con exactitud lo que pasó. Los ujieres tenían
un gran saco de lona, cuya boca se cerraba con una
cuerda: dentro de este saco metieron al conejillo de
indias, la cabeza por delante, y después se sentaron
encima).
—Me alegro muchísimo de haber visto esto —se
dijo Alicia—. Estoy harta de leer en los periódicos
que, al final de un juicio, «estalló una salva de aplau-
sos, que fue inmediatamente reprimida por los ujie-
res de la sala», y nunca comprendí hasta ahora lo que
querían decir.
—Si esto es todo lo que sabes del caso, ya puedes
bajar del estrado —siguió diciendo el Rey.
—No puedo bajar más abajo —dijo el Sombrere-
ro—, porque ya estoy en el mismísimo suelo.
—Entonces puedes sentarte —replicó el Rey.
Al llegar a este punto el otro conejillo de indias
empezó a aplaudir, y fue también reprimido.
—¡Vaya, con eso acaban los conejillos de indias!
—se dijo Alicia—. Me parece que todo irá mejor sin
ellos.
—Preferiría terminar de tomar el té —dijo el Som-
brerero, lanzando una mirada inquieta hacia la Reina,
que estaba leyendo la lista de cantantes.
—Puedes irte —dijo el Rey. Y el Sombrerero salió
volando de la sala, sin esperar siquiera el tiempo su-
ficiente para ponerse los zapatos.
112—Y al salir que le corten la cabeza —añadió la Re-
ina, dirigiéndose a uno de los ujieres.
Pero el Sombrerero se había perdido de vista, antes
de que el ujier pudiera llegar a la puerta de la sala.
—¡Llama al siguiente testigo! —dijo el Rey.
El siguiente testigo era la cocinera de la Duquesa.
Llevaba el pote de pimienta en la mano, y Alicia supo
que era ella, incluso antes de que entrara en la sala,
por el modo en que la gente que estaba cerca de la
puerta empezó a estornudar.
—Di lo que tengas que declarar —ordenó el Rey.
—De eso nada —dijo la cocinera.
El Rey miró con ansiedad al Conejo Blanco, y el
Conejo Blanco dijo en voz baja:
—Su Majestad debe examinar detenidamente a es-
te testigo.
—Bueno, si debo hacerlo, lo haré —dijo el Rey con
resignación, y, tras cruzarse de brazos y mirar de
hito en hito a la cocinera con aire amenazador, pre-
guntó en voz profunda—: ¿De qué se hacen las tar-
tas?
—Sobre todo de pimienta —respondió la cocinera.
—Melaza —dijo a sus espaldas una voz soñolienta.
—Prended a ese Lirón —chilló la Reina—. ¡Decapi-
tad a ese Lirón! ¡Arrojad a ese Lirón de la sala! ¡Re-
primidle! ¡Pellizcadle! ¡Dejadle sin bigotes!
Durante unos minutos reinó gran confusión en la
sala, para arrojar de ella al Lirón, y, cuando todos
volvieron a ocupar sus puestos, la cocinera había
desaparecido.
—¡No importa! —dijo el Rey, con aire de alivio—.
Llama al siguiente testigo. —Y añadió a media voz
dirigiéndose a la Reina—: Realmente, cariño, debieras
113interrogar tú al próximo testigo. ¡Estas cosas me dan
dolor de cabeza!
Alicia observó al Conejo Blanco, que examinaba la
lista, y se preguntó con curiosidad quién sería el
próximo testigo. «Porque hasta ahora poco ha sido lo
que han sacado en limpio», se dijo para sí. Imaginad
su sorpresa cuando el Conejo Blanco, elevando al
máximo volumen su vocecilla, leyó el nombre de:
—¡Alicia!
114XII .
L A DECLARACIÓN DE A LICIA
—¡Estoy aquí! —gritó Alicia.
Y olvidando, en la emoción del momento, lo mu-
cho que había crecido en los últimos minutos, se pu-
so en pie con tal precipitación que golpeó con el bor-
de de su falda el estrado de los jurados, y todos los
miembros del jurado cayeron de cabeza encima de la
gente que había debajo, y quedaron allí pataleando y
agitándose, y esto le recordó a Alicia intensamente la
pecera de peces de colores que ella había volcado sin
querer la semana pasada.—¡Oh, les ruego me perdonen! —exclamó Alicia en
tono consternado.
Y empezó a levantarlos a toda prisa, pues no po-
día apartar de su mente el accidente de la pecera, y
tenía la vaga sensación de que era preciso recogerlas
cuanto antes y devolverlos al estrado, o de lo contra-
rio morirían.
—El juicio no puede seguir —dijo el Rey con voz
muy grave— hasta que todos los miembros del jura-
do hayan ocupado debidamente sus puestos... todos
los miembros del jurado —repitió con mucho énfasis,
mirando severamente a Alicia mientras decía estas
palabras.
Alicia miró hacia el estrado del jurado, y vio que,
con las prisas, había colocado a la Lagartija cabeza
abajo, y el pobre animalito, incapaz de incorporarse,
no podía hacer otra cosa que agitar melancólicamen-
te la cola.
Alicia lo cogió inmediatamente y lo colocó en la
postura adecuada.
«Aunque no creo que sirva de gran cosa», se dijo
para sí. «Me parece que el juicio no va a cambiar en
nada por el hecho de que este animalito esté de pie o
de cabeza».
Tan pronto como el jurado se hubo recobrado un
poco del shock que había sufrido, y hubo encontrado
y enarbolado de nuevo sus tizas y pizarras, se pusie-
ron todos a escribir con gran diligencia para consig-
nar la historia del accidente. Todos menos la Lagarti-
ja, que parecía haber quedado demasiado impresio-
nada para hacer otra cosa que estar sentada allí, con
la boca abierta, los ojos fijos en el techo de la sala.
—¿Qué sabes tú de este asunto? —le dijo el Rey a
Alicia.
116—Nada —dijo Alicia.
—¿Nada de nada? —insistió el Rey.
—Nada de nada —dijo Alicia.
—Esto es algo realmente trascendente —dijo el
Rey, dirigiéndose al jurado.
Y los miembros del jurado estaban empezando a
anotar esto en sus pizarras, cuando intervino a toda
prisa el Conejo Blanco:
—Naturalmente, Su Majestad ha querido decir in-
trascendente —dijo en tono muy respetuoso, pero
frunciendo el ceño y haciéndole signos de inteligen-
cia al Rey mientras hablaba.
Intrascendente es lo que he querido decir, natu-
ralmente —se apresuró a decir el Rey.
Y empezó a mascullar para sí: «Trascendente... in-
trascendente... trascendente... intrascendente...», co-
mo si estuviera intentando decidir qué palabra sona-
ba mejor.
Parte del jurado escribió «trascendente», y otra
parte escribió «intrascendente». Alicia pudo verlo,
pues estaba lo suficiente cerca de los miembros del
jurado para leer sus pizarras. «Pero esto no tiene la
menor importancia», se dijo para sí.
En este momento el Rey, que había estado muy
ocupado escribiendo algo en su libreta de notas, gri-
tó: «¡Silencio!», y leyó en su libreta:
—Artículo cuarenta y dos. Toda persona que mida
más de un kilómetro tendrá que abandonar la sala.
Todos miraron a Alicia.
—Yo no mido un kilómetro —protestó Alicia.
—Sí lo mides —dijo el Rey.
—Mides casi dos kilómetros —añadió la Reina.
117—Bueno, pues no pienso moverme de aquí, de to-
dos modos —aseguró Alicia—. Y además este artículo
no vale: usted lo acaba de inventar.
—Es el artículo más viejo de todo el libro —dijo el
Rey.
—En tal caso, debería llevar el número uno —dijo
Alicia.
El Rey palideció, y cerró a toda prisa su libro de
notas.
—¡Considerad vuestro veredicto! —ordenó al ju-
rado, en voz débil y temblorosa.
—Faltan todavía muchas pruebas, con la venia de
Su Majestad —dijo el Conejo Blanco, poniéndose apre-
suradamente de pie—. Acaba de encontrarse este papel.
—¿Qué dice este papel? —preguntó la Reina.
—Todavía no lo he abierto —contestó el Conejo
Blanco—, pero parece ser una carta, escrita por el pri-
sionero a... a alguien.
—Así debe ser —asintió el Rey—, porque de lo
contrario hubiera sido escrita a nadie, lo cual es poco
frecuente.
—¿A quién va dirigida? —preguntó uno de los
miembros del jurado.
—No va dirigida a nadie —dijo el Conejo Blanco—.
No lleva nada escrito en la parte exterior. —Desdobló
el papel, mientras hablaba, y añadió—: Bueno, en rea-
lidad no es una carta: es una serie de versos.
—¿Están en la letra del acusado? —preguntó otro
de los miembros del jurado.
—No, no lo están —dijo el Conejo Blanco—, y esto
es lo más extraño de todo este asunto.
(Todos los miembros del jurado quedaron perple-
jos).
118—Debe de haber imitado la letra de otra persona
—dijo el Rey.
(Todos los miembros del jurado respiraron con
alivio).
—Con la venia de Su Majestad —dijo el Valet—, yo
no he escrito este papel, y nadie puede probar que lo
haya hecho, porque no hay ninguna firma al final del
escrito.
—Si no lo has firmado —dijo el Rey—, eso no hace
más que agravar tu culpa. Lo tienes que haber escrito
con mala intención, o de lo contrario habrías firmado
con tu nombre como cualquier persona honrada.
Un unánime aplauso siguió a estas palabras: en
realidad, era la primera cosa sensata que el Rey había
dicho en todo el día.
—Esto prueba su culpabilidad, naturalmente —ex-
clamó la Reina—. Por lo tanto, que le corten...
—¡Esto no prueba nada de nada! —protestó Ali-
cia—. ¡Si ni siquiera sabemos lo que hay escrito en el
papel!
—Léelo —ordenó el Rey al Conejo Blanco.
El Conejo Blanco se puso las gafas. —¡Por dónde
debo empezar, con la venia de Su Majestad? —pre-
guntó.
—Empieza por el principio —dijo el Rey con gra-
vedad— y sigue hasta llegar al final; allí te paras.
Se hizo un silencio de muerte en la sala, mientras
el Conejo Blanco leía los siguientes versos:
Dijeron que fuiste a verla
y que a él le hablaste de mí:
ella aprobó mi carácter
y yo a nadar no aprendí.
119Él dijo que yo no era
(bien sabemos que es verdad):
pero si ella insistiera
¿qué te podría pasar?
Yo di una, ellos dos,
tú nos diste tres o más,
todas volvieron a ti, y eran
mías tiempo atrás.
Si ella o yo tal vez nos vemos
mezclados en este lío,
él espera tú los libres
y sean como al principio.
Me parece que tú fuiste
(antes del ataque de ella),
entre él, y yo y aquello
un motivo de querella.
No dejes que él sepa nunca
que ella los quería más,
pues debe ser un secreto
y entre tú y yo ha de quedar.
—¡Ésta es la prueba más importante que hemos
obtenido hasta ahora! —dijo el Rey, frotándose las
manos—. Así pues, que el jurado proceda a...
—Si alguno de vosotros es capaz de explicarme
este galimatías —dijo Alicia (había crecido tanto en
los últimos minutos que no le daba ningún miedo
interrumpir al Rey)—, le doy seis peniques.
Yo estoy convencida de que estos versos no tie-
nen pies ni cabeza.
120Todos los miembros del jurado escribieron en sus
pizarras: «Ella está convencida de que estos versos
no tienen pies ni cabeza», pero ninguno de ellos se
atrevió a explicar el contenido del escrito.
—Si el poema no tiene sentido —dijo el Rey—, eso
nos evitará muchas complicaciones, porque no ten-
dremos que buscárselo. Y, sin embargo —siguió, apo-
yando el papel sobre sus rodillas y mirándolo con
ojos entornados—, me parece que yo veo algún signi-
ficado... Y yo a nadar no aprendí... Tú no sabes nadar,
¿o sí sabes? —añadió, dirigiéndose al Valet.
El Valet sacudió tristemente la cabeza.
—¿Tengo yo aspecto de saber nadar? —dijo. (Des-
de luego no lo tenía, ya que estaba hecho enteramen-
te de cartón.)
—Hasta aquí todo encaja —observó el Rey, y si-
guió murmurando para sí mientras examinaba los
versos—: Bien sabemos que es verdad... Evidentemen-
te se refiere al jurado... Pero si ella insistiera... Tiene
que ser la Reina... ¿Qué te podría pasar?... ¿Qué, en
efecto? Yo di una, ellos dos... Vaya, esto debe ser lo
que él hizo con las tartas...
—Pero después sigue todas volvieron a ti —ob-
servó Alicia.
—¡Claro, y aquí están! —exclamó triunfalmente el
Rey, señalando las tartas que había sobre la mesa.
Está más claro que el agua. Y más adelante... Antes
del ataque de ella... ¿Tú nunca tienes ataques, verdad,
querida? —le dijo a la Reina.
—¡Nunca! —rugió la Reina furiosa, arrojando un
tintero contra la pobre Lagartija.
(La infeliz Lagartija había renunciado ya a escribir
en su pizarra con el dedo, porque se dio cuenta de
que no dejaba marca, pero ahora se apresuró a em-
121pezar de nuevo, aprovechando la tinta que le caía
chorreando por la cara, todo el rato que pudo).
—Entonces las palabras del verso no pueden ata-
carte a ti —dijo el Rey, mirando a su alrededor con
una sonrisa.
Había un silencio de muerte.
—¡Es un juego de palabras! —tuvo que explicar el
Rey con acritud.
Y ahora todos rieron.
—¡Que el jurado considere su veredicto! —ordenó
el Rey, por centésima vez aquel día.
—¡No! ¡No! —protestó la Reina—. Primero la sen-
tencia... El veredicto después.
—¡Valiente idiotez! —exclamó Alicia alzando la
voz—. ¡Qué ocurrencia pedir la sentencia primero!
—¡Cállate la boca! —gritó la Reina, poniéndose co-
lor púrpura.
—¡No quiero! —dijo Alicia.
—¡Que le corten la cabeza! —chilló la Reina a grito
pelado.
Nadie se movió.
—¿Quién le va a hacer caso? —dijo Alicia (al llegar a
este momento ya había crecido hasta su estatura nor-
mal)—. ¡No sois todos más que una baraja de cartas!
Al oír esto la baraja se elevó por los aires y se
precipitó en picada contra ella. Alicia dio un pequeño
grito, mitad de miedo y mitad de enfado, e intentó
sacársela de encima... Y se encontró tumbada en la
ribera, con la cabeza apoyada en la falda de su her-
mana, que le estaba quitando cariñosamente de la
cara unas hojas secas que habían caído desde los ár-
boles.
—¡Despierta ya, Alicia! —le dijo su hermana—.
¡Cuánto rato has dormido!
122—¡Oh, he tenido un sueño tan extraño! —dijo Alicia.
Y le contó a su hermana, tan bien como sus re-
cuerdos lo permitían, todas las sorprendentes aven-
turas que hemos estado leyendo. Y, cuando hubo
terminado, su hermana le dio un beso y le dijo:
—Realmente, ha sido un sueño extraño, cariño.
Pero ahora corre a merendar. Se está haciendo tarde.
Así pues, Alicia se levantó y se alejó corriendo de
allí, y mientras corría no dejó de pensar en el maravi-
lloso sueño que había tenido.
Pero su hermana siguió sentada allí, tal como Ali-
cia la había dejado, la cabeza apoyada en una mano,
viendo cómo se ponía el sol y pensando en la peque-
ña Alicia y en sus maravillosas aventuras. Hasta que
también ella empezó a soñar a su vez, y éste fue su
sueño:
Primero, soñó en la propia Alicia, y le pareció sen-
tir de nuevo las manos de la niña apoyadas en sus ro-
dillas y ver sus ojos brillantes y curiosos fijos en ella.
Oía todos los tonos de su voz y veía el gesto con que
apartaba los cabellos que siempre le caían delante de
los ojos. Y mientras los oía, o imaginaba que los oía, el
espacio que la rodeaba cobró vida y se pobló con los
extraños personajes del sueño de su hermana.
La alta hierba se agitó a sus pies cuando pasó co-
rriendo el Conejo Blanco; el asustado Ratón chapoteó
en un estanque cercano; pudo oír el tintineo de las
tazas de porcelana mientras la Liebre de Marzo y sus
amigos proseguían aquella merienda interminable, y
la penetrante voz de la Reina ordenando que se cor-
tara la cabeza a sus invitados; de nuevo el bebé-
cerdito estornudó en brazos de la Duquesa, mientras
platos y fuentes se estrellaban a su alrededor; de
nuevo se llenó el aire con los graznidos del Grifo, el
123chirriar de la tiza de la Lagartija y los aplausos de los
«reprimidos» conejillos de indias, mezclado todo con
el distante sollozar de la Falsa Tortuga.
La hermana de Alicia estaba sentada allí, con los
ojos cerrados, y casi creyó encontrarse ella también
en el País de las Maravillas. Pero sabía que le bastaba
volver a abrir los ojos para encontrarse de golpe en la
aburrida realidad. La hierba sería sólo agitada por el
viento, y el chapoteo del estanque se debería al tem-
blor de las cañas que crecían en él. El tintineo de las
tazas de té se transformaría en el resonar de unos
cencerros, y la penetrante voz de la Reina en los gri-
tos de un pastor. Y los estornudos del bebé, los graz-
nidos del Grifo, y todos los otros ruidos misteriosos,
se transformarían (ella lo sabía) en el confuso rumor
que llegaba desde una granja vecina, mientras el le-
jano balar de los rebaños sustituía los sollozos de la
Falsa Tortuga.
Por último, imaginó cómo sería, en el futuro, esta
pequeña hermana suya, cómo sería Alicia cuando se
convirtiera en una mujer. Y pensó que Alicia conser-
varía, a lo largo de los años, el mismo corazón senci-
llo y entusiasta de su niñez, y que reuniría a su alre-
dedor a otros chiquillos, y haría brillar los ojos de los
pequeños al contarles un cuento extraño, quizás este
mismo sueño del País de las Maravillas que había te-
nido años atrás; y que Alicia sentiría las pequeñas
tristezas y se alegraría con los ingenuos goces de los
chiquillos, recordando su propia infancia y los felices
días del verano.
124

Etiquetas